domingo, 20 de marzo de 2016

Productividad en las publicaciones.

Creo que este blog y yo hemos estado demasiado tiempo juntos. He probado a abrirlo a otros consultores, a realizar post invitados, a editarlo de manera conjunta, a volver a quedarme solo. Al final, siempre era la misma sensación; el ordenador esperando con el cursor parpadeante a que volcara alguna de mis experiencias como consultor.
No es que lográramos gran número de visitas, pero siempre he estado acompañado de algunos lectores que me han expresado por comentarios públicos y privados distintos aspectos.
Es hora de ir cambiando de medio. Linkedin ofrece un blog para los que cambian el perfil a inglés y traslado mis trastos. Voy a  probar provisionalmente durante un tiempo para ver la efectividad. En caso que la cosa no funcione, siempre podemos volver a casa.
Un abrazo.

sábado, 19 de marzo de 2016

La cifra


El negocio global de consultoría, donde se incluye estrategia, tecnología, operaciones, recursos humanos o gestión, alcanzó los 449.000 millones de dólares en 2015. Las cifras de Plunkett Research contrastan con los 125.200 millones de dólares establecidos por Gartner para los servicios de consultoría en 2014.
Vía AEC

miércoles, 2 de marzo de 2016

Mejora continua 2016.

Dentro de la política de mejora continua que deben guiar a cualquier profesional todos los años tengo el compromiso de formarme en algún área que me permita mejorar en mi trabajo. Este año, he cambiado la formación por un learning by doing con la gente de McKinsey en un Hackaton que proponen para temas organizativos y de operaciones.

8 sesiones de hora y media con equipos de más de 78 países buscando resolver distintos retos. Creo que merece la pena.

Si alguno tenéis interés, podéis encontrar el enlace en www.agilityhackaton.com

Para todos aquellos que tengáis intención de participar, hay un campo de referencia en el que me podéis añadir para que sea más sencillo el registro.

PDTA. Sólo en inglés.


jueves, 18 de febrero de 2016

Los sonidos en el entorno de trabajo

La disposición de las oficinas en los últimos cincuenta años se ha modificado radicalmente. Desde aquellos despachos que marcaban el status de sus propietarios, con recepción, espacio para la secretaria y sala de reuniones con baño dentro hasta las grandes "praderas" abiertas de trabajadores donde se confunden los trabajadores de los distintos departamentos.

La tendencia hacia espacios abiertos en teoría, facilita la comunicación, pero hay que reconocer que la mayor parte de las veces entorpece el trabajo. Constantes interrupciones de tus compañeros con sus llamadas telefónicas, comentarios entre ellos, video-reuniones en lugares inapropiados, etc.

Últimamente estoy armando un apartado completo de mi temario de productividad del espacio de trabajo, ya que he descubierto que cuanto mayor peso tienen los factores ambientales, más difícil es alcanzar el ansiado estado de "trabajo fluido" que todos los que estudiamos la productividad en las empresas nos gustaría estandarizar y normalizar para aumentar los números de la compañía.

En relación al ruido de fondo en las empresas (llamadas, conversaciones, etc) lo primero que nos encontramos es que nos cuesta enfrentarnos a un compañero para decirle que nos está molestando; muchas veces porque posiblemente tú le molestaste ayer, otras simplemente porque te has acostumbrado y prefieres no tener enfrentamientos.

Existen diversos métodos para hacer frente a estas situaciones:


Método "evitación"

  • Cascos con música: personalmente no lo recomiendo. Al final, si suben el tono, tú subes la música. No soluciona tu concentración sino que si la música es buena, te desconcentra más. Para aquellos que dicen que pueden trabajar con música, siempre les pongo el caso de si realmente, cuando están haciendo algo importante, algo que no se pueden equivocar y debe salir a la primera, se ponen música o no. Si optan por la música, no soy quien para decirles que la música desconcentra (pero suelen ser los menos). En cualquier caso, recuerda que ocho horas con música pegada es perjudicial -si o si- para tus oídos. Dentro de 20 años me lo agradecerás. 
  • Tapones en los oídos. Hay varias versiones; te puedes gastar desde 300 € en unos "super cascos" insonorizados (tengo un compañero que lo ha hecho) hasta mi caso con unos tapones de 1,75 € que se venden en farmacias. Por su rapidez y versatilidad, es uno de los métodos que recomiendo. 
  • Cambiar de espacio de trabajo. Buena opción, pero no siempre viable.

Método "negociación".

  • Hace años cuando llegué a Canarias teníamos una oficina muy pequeña en la que estábamos muchos. Llegamos a un acuerdo (verbal) en el que establecíamos franjas en las que se podía hablar e interrumpir y franjas de tiempo en las que todos nos comprometíamos a no hablar. Si teníamos una llamada al móvil, salíamos de la oficina. Es el mejor método porque compromete a todos, pero también es el más difícil de llegar porque necesita el compromiso de todos. Lo llamábamos "la oficina productiva". 

Métodos con indicadores objetivos.

  • En el coworking que trabajo se probó una fórmula que me encanta. Todos llevamos un muñequito con brazos (elige; un playmobil, un lego, etc) y lo poníamos en la mesa. Si tenía los dos brazos bajados, podías estar hablando cerca e incluso interrumpir a la persona que estaba trabajando. Si tenía un brazo levantado, estaba trabajando y requería concentración. Si tenía los dos, el nivel de concentración era máximo y no se le podía molestar. Lo bueno de este método es que todo el mundo acepta las reglas y nadie se enfrenta a nadie. Simplemente tienes que ver cómo está el muñequito de tu compañero. 
  • Medidor de ruido. Lo he visto en las oficinas del Servicio Canario de Empleo con un cartel luminoso que cuando pasa de unos determinados decibelios, se enciende advirtiendo que "hay gente trabajando". Nosotros estamos preparando uno con una sirena y un arduino. La idea es que si un ruido pasa de 50 decibelios durante más de 5 segundos (para evitar movimiento de sillas, etc), la luz roja gire y avise al "ruidoso" que ahí está molestando. Cuando terminemos de montarlo, colgaré fotos. 
La mayor parte de las ocasiones no podemos elegir dónde trabajamos, pero por eso no debemos rendirnos ante el ruido y las interrupciones.

viernes, 12 de febrero de 2016

Primero comprueba si está enchufado.

Gracias al principio "Primero comprueba si está enchufado" sigo de vez en cuando sacando algún puntillo de ventaja a gente mucho más inteligente. Hasta los más brillantes dan cosas por sentadas.
He aquí una demostración de te digan lo que te digan, comprueba todo desde 0 por ti mismo ‪#‎efectividadaplicada‬

lunes, 28 de diciembre de 2015

Primer paso para mejorar tu productividad. Saber lo que estás haciendo.


El error más común cuando nos iniciamos en temas de productividad es partir de la idea que la planificación va a ser lo que nos ayude a mejorar. Nos metemos a analizar sistemas de planificación y desarrollo de tareas sin tener en cuenta lo que hacemos en cada momento, sólo buscando realizar más cosas en nuestro trabajo y "exprimir" nuestras horas lo mejor posible.
Tras varios años dando vueltas a distintos sistemas, creo que lo primero es un buen análisis de la situación actual. Tenemos que saber en qué invertimos el tiempo para luego realizar planificaciones realistas y realizables.
Una herramienta que he descubierto y que me ha ayudado bastante es Timeeye una herramienta muy sencilla e intuitiva con la que en menos de 15 minutos podemos comenzar a trabajar.
Timeeye es un servicio que te permite registrar en qué trabajos, proyectos o tareas estás metido y a partir de ahí, registrar el tiempo que inviertes en cada cosa, de forma sencilla y rápida.
Tienes la posibilidad de meter directamente el tiempo que te ha llevado una tarea o utilizar el contador de tiempo que incorpora y pararlo como si fuera un cronometro (se pueden poner varios cronometros a la vez para registrar actividades que consideres paralelas).
Los canales para registrar la información son varios
- Utilizar el portal para registrar.
- Utilizar la aplicación móvil.
- Está integrado con Google Calendar de manera que te muestra "sugerencias" de actividades que has metido en tu calendario y que te han podido consumir tiempo.
- Está integrado con BootCamp para llevar un control de las planificaciones.
El aspecto más fuerte que tiene es el análisis de tiempos. Permite identificar tiempos "facturables" del resto de horas y se pueden sacar informes prácticamente desde cualquier punto de vista (del proyecto, del tipo de hora, del trabajo desarrollado, por equipo, etc).
Tiene algunos aspectos a mejorar, como el registro de información mediante la aplicación móvil que podría ser más intuitivo o el alta de proyectos desde la app o el alta de usuarios, pero en general, para todas aquellas empresas o proyectos que estén interesados en ver si realmente están abordando el proyecto con la mayor efectividad, resulta una herramienta de especial utilidad.
En resumen, es un buen timetracking muy sencillo e intuitivo. Ahora están cambiando la interfaz de usuario y lo que he visto, de esa nueva interfaz me ha dejado un buen sabor de boca.
Quiero dar las gracias a Giovanni Lepori por dejarme probar esta gran herramienta.

sábado, 24 de octubre de 2015

Personal Branding

Addvanza como proyecto de consultoría supone un salto cualitativo en mi forma de pensar qué debe hacer un profesional para consolidar su carrera.
Llevaba casi dos años pensando cómo darle forma a mi firma en los proyectos, pero nunca he tenido tiempo suficiente para confeccionar el "corpus teórico" de la firma.
Al final, y gracias a Carmen Sánchez, amiga y directora de Training People que me recomendó su curso de Personal Branding, me he podido reservar unas horas entre proyectos para terminar de cerrar posiblemente el proyecto más personal que he tenido.
Si puedo decir que alguna vez en mi vida he disfrutado de algún curso, este puede estar de los primeros en el ranking.
Como todos los que seguís mi blog podéis ver, los que nos dedicamos al ámbito de las operaciones, nos centramos especialmente en procesos, indicadores, organización departamental, finanzas, etc, pero dejamos al parte más "soft" a un lado.
El curso de Personal Branding me está permitiendo impulsar en mi propia firma todo el trabajo que debe existir por debajo de cualquier empresa; cultura de la empresa, valores, misiones, competencias. Todo ello desde un ámbito práctico en el que cada alumno tiene la posibilidad de trabajar en su proyecto personal.
Para todos aquellos que viváis en Gran Canaria y tengáis la oportunidad, os recomiendo que os paséis por la página de la Confederación Canaria de Empresarios para futuras convocatorias, o directamente pidáis la información en Training People.