miércoles, 9 de diciembre de 2009

El objetivo de la consultoría I.

La realidad es compleja. Hay una gran cantidad de información que se transforma en ruido cuando los ejecutivos, tanto públicos como privados, necesitan tomar una decisión.
Con el paso de los años, he visto como los proyectos de consultoría han pasado a intentar cubrir áreas de conocimiento en la que los clientes no estaban especializados a intentar simplificar el trabajo diario de estos, persiguiendo la optimización de sus funciones.
Planes estratégicos que intentan guiar una empresa por la realidad, proyectos de reingeniería de procesos que pautan el trabajo diario, indicadores para medir el mundo en tres o cuatro parámetros.
Las herramientas que usamos son un claro reflejo de este intento; presentaciones esquemáticas llenas de conceptos, mapas mentales, gráficos multivariable.
Los consultores ya no aportamos ese conocimiento que llevaba a la empresa o ente público a descubrir nuevas áreas ni impresionamos a los clientes con nuestro conocimiento del negocio. Nos hemos vuelto “esquematizadores” de la realidad.