jueves, 29 de diciembre de 2011

Cuando la comunicación se "consultoriza"

Ayer estuve buscando documentación y pude observar como la información que ofrecen todas las consultoras son powerpoint reconvertidos.
Hay una completa desidia en adaptar contenido y canal para dar un formato atractivo. El método es definir la presentación e ir adaptando los gráficos a los espacios que deja el formato: si es un folleto A4 caben dos diapositivas, si es una web, cabe un gráfico y el texto a la derecha. En resumen: da la sensación de estar viendo lo mismo por todas partes.
Los documentos deberían adaptarse no sólo al público para el que se preparan, también al formato que van a tomar. Mi eterna discusión es qué hacemos los consultores entregando propuestas en formato presentación y empleando más tiempo en maquetar que en pensar la mejor solución para el cliente.
Hacer un folleto explicativo de un servicio para clientes requiere trabajar en dos aspectos, los contenidos, que deben ser coherentes con el objetivo del documento y el formato, pidiendo ayuda a un maquetador profesional que irá dando soluciones gráficas a cada apartado con un diseño uniforme (si es malo, cortará y pegará igual que lo puedas preparar tú).
Hacer un producto bueno requiere tiempo y dinero. Al final, a todos se nos llena la boca de términos como "excelencia" y "calidad" pero cuando lanzamos mensajes a los clientes invertimos el menor tiempo posible y sin coste.
En definitiva, si en estos tiempos de crisis pretendes distinguirte de la competencia, deja que toda tu información comercial tenga un regusto a powerpoint reutilizado.

martes, 27 de diciembre de 2011

Perspectivas para el 2013 en el sector de la consultoría.

El balance de este año en el sector de la consultoría sigue siendo positivo, aunque la situación del mercado interior no sea nada buena. A mediados de año la AEC (Asociación Española de Empresas Consultores) publicaba su tradicional informe en el que mostraban el crecimiento del sector en un 3,5% sobre el año anterior, pero gracias al crecimiento en los mercados exteriores.
Para el año 2012 el sector de la consultoría en España se enfrenta al reto de una recesión prevista en los países de nuestro entorno. Esta recesión implica que abrá dos factores fundamentales en influirán en el crecimiento futuro de cada compañía: el área de expansión internacional elegida por cada empresa y la cartera de servicios que ofrezca.
Respecto al área geográfica, aquellas empresas que han realizado un esfuerzo por lanzarse a los mercados emergentes tendrán su propio el Dorado que les permitirá mantener una línea estable de ingresos.Las compañías que han decidido expandirse en el mercado doméstico (mercado europeo) y las consultoras locales tendrán que competir en un entorno mucho más hostil en el que el sector público tendrá un importante retroceso como fuente de ingresos.
El segundo factor es la cartera de servicios. Aquellos que han adaptado su portfolio a las actuales circunstancias, conseguirán disfrutar del escaso capital que abrá disponible para servicios. Las soluciones en tiempos de crisis son las mismas; proyectos de outsourcing y de reingeniería en el área de producción,de optimización de recursos en área de recursos humanos, de reducción de costes en el área financiera y mantenimientos en el área tecnológica. Como siempre, a todos nos cuesta mirar al futuro cuando el presente está oscuro, así que abrá poca inversión en estrategia y menos para el desarrollo de la misma (inversiones previstas en los planes estratégicos).
A pesar de esta opinión poco optimista,  el sector de la consultoría es uno de los menos afectados por la crisis. De hecho, dentro del entorno económico actual, considero que es uno de los mejor posicionados por varias razones: el escaso peso de los costes de estructura que soporta, el capital humano altamente cualificado con el que cuenta, la flexibilidad de los sistemas productivos y la capacidad de reinventarse tantas veces como sea necesario.
Para todos, un feliz año 2012.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Consultoría de operaciones con Papá Noel

He tardado un poco más en escribir el post, pero encontré este texto en inglés y me pareció que merecía la pena traducirlo (el original lo podeis encontrar aquí).
¡FELIZ NAVIDAD!
Sólo un profesional conocido por su esquiva varias identidades regionales, tales como San Nicolás, Papá Noel, Kris Kringle, o simplemente "Santa Claus"  podría luchar contra la adversidad y la diversidad del proceso de distribución de productos de Navidad.
Su reputación habla por sí mismo. Ha estado en el negocio durante tanto tiempo como puedo recordar, y sin embargo, las oficinas centrales siguen estando en el extremo norte del Polo, en una tierra de nieves perpetuas.
Allí, en el Polo Norte, hay una mezcla inusual de residentes que incluye a su esposa, la bella señora Claus, los renos y un sinnúmero de nueve duendes mágicos que le dan soporte en la realización de las operaciones de la compañía. La señora Claus es la directora de operaciones, mientras que los elfos realizan todos los juguetes en el taller y ¡los renos son los responsables del transporte de los regalos y del regordete y alegre CEO de la compañía!
Esta cadena de producción al estar centrada en productos estacionales requiere una perfecta ejecución. La diferencia entre “just-in-time” y el “justo demasiado tarde”  es un mar de lágrimas de un niño que estaba seguro de que cuando la carta fue enviada a Santa,  su petición llegaría el día de Nochebuena.
¿Cómo gestionar una cadena de suministro tan compleja? Tenemos algunas teorías, aunque los detalles siempre seguirá siendo un misterio.
Centrarse en el cliente.
Santa está muy enfocado en asegurar que sus entregas son exactamente lo que quiere el cliente y se adapte a sus necesidades. Examina su mercado objetivo, sobre todo a los niños del mundo para asegurar que cada niño recibe un regalo que aprecie y valore. Cuida muy bien de sus clientes. Recuerda que también tiene una lista en al que segmenta a su clientela por malos y buenos, que influye en el regalo final que recibe. No hace falta un genio para adivinar en qué categoría estás: si has recibido un trozo de carbón, mientras que tu hermano recibe el último muñeco de Justin Bieber o la última Nintendo DSi!
Enfoque en la demanda
La metodología sobre el Enfoque en la Red de Abastecimientos (ERA) es el único sistema de gestión que posiblemente se pueda emplear, ya que requiere una respuesta rápida y eficaz a las peticiones que a menudo llegan muy tarde.
Consideremos que en la víspera de Navidad todavía hay niños sentados en el regazo de Santa Claus pidiendo regalos ¡el mismo día de la entrega principal! Se requiere que todos los actores compartan la información para colaborar y alinearse con suficiente  agilidad y capacidad de adaptación.
Estos fundamentos para aplicar en las operaciones de la compañía de Santa fueron sugeridos por uno de los principales asesores, el Dr. Hau Lee de la Universidad de Stanford. Santa Claus cada año se las arregla para ofrecer millones de regalos alrededor del mundo.
Economía de escala
El único taller conocido de elfos está ubicado en el Polo Norte. Esta ubicación es perfecta ya que se sitúa a una distancia similar de todos sus principales mercados objetivos,  que se suelen encontrar en el hemisferio norte. Quizá la mayor ventaja de esta ubicación es que en este territorio rige el derecho internacional y  ningún país posee realmente el Polo Norte.
Un solo taller situado en una tierra sin burocracia y siendo el  único empleador en la región ofrece la oportunidad de establecer un sistema de economía de escala único.
Al parecer, Santa hace un buen trabajo como CEO ya que todos los elfos que he visto están sonriendo al contrario que en muchas oficinas o fábricas que he visitado recientemente.
Lo que no puedo entender y posiblemente continúe siendo un misterio para siempre, es cómo se adaptan todos los regalos a un solo saco. ¡Me encantaría conocer el secreto para utilizar esa técnica de empaquetado para mis próximas vacaciones familiares!
Política de inventario y la optimización
Las actividades a desarrollar en la cadena de distribución de los productos de temporada debe ser preparada para realizar las actividades de fabricación y entrega, que debe concentrarse en un lugar y en un solo día. A pesar de tener gran parte de la demanda identificada, los tiempos de ciclo de operaciones  deben ser muy cortos para llevar a cabo las entregas  y Santa tiene una increíble precisión de las previsiones. Esta capacidad de previsión permite a los elfos producir sin generar  stock. ¡Después de todo,  la mayoría de los productos que se fabrican en el taller estarán obsoletos el próximo 25 de diciembre! ¿Quién quiere un iPhone 3GS en vez del iPhone 4S ya está disponible? Este nivel de eficiencia es la envidia de todos los minoristas e incluso de los gurús de moda rápida como Zara y H & M.
Outsourcing
No tenemos los detalles de las áreas externalizadas de la compañía de Santa, pero tenemos presente que en la recepción de pedidos y administración debe apoyarse en terceros. La media de cambios de opinión de un niño antes de la Nochebuena es de tres a cuatro veces, influenciado por la avalancha de anuncios en televisión.
-No , he cambiado de opinión, ¡ahora quiero eso!- Esta frase familiar significa un cambio en la orden de pedidos y estamos seguros que Santa cuenta con un poco de ayuda para solucionar este aspecto.
Quizá este soporte es prestado por Correos que, hoy por hoy, es el único socio reconocido por Santa puesto que gestiona todas las cartas que llegan de todo el mundo.
Otra área en la que seguro que ha implantado políticas de outsourcing  es en el área de reparto. Debe existir una cadena de parthers que apoyen a Santa durante la Nochebuena. Con distancias entre 5 y 8 horas de vuelo a los diferentes destinos en los EE.UU. y las mismas distancias para Europa sería imposible de realizar para un solo trineo. Santa distribuye hasta Japón que se encuentra a 5.800 kilómetros del Polo Norte.
Hasta la fecha, parece que Santa se ha resistido a implantar una política para reducir los costes laborales mediante outsourcing a países como China.
Por supuesto, estos son sólo unos pocos de los secretos del éxito de la cadena de distribución de Santa Claus. Creo que esta Navidad me voy a sentar y admirar su increíble éxito mientras tomo un chocolate caliente.
Espero que este año Santa me saque de la lista de malotes y que cierto producto de Apple llegue a tiempo debajo de mi árbol. Aunque demuestre ser supersticioso, por si acaso, voy a dejar algo de leche y galletas para el regordete de blanca barba por si acaso.
Después de todo, que es lo menos que puedo hacer por este líder en la gestión de la cadena de distribución. Él y su funcionamiento son una fuente de inspiración para todos. ¡Felices fiestas!

martes, 20 de diciembre de 2011

Reuniones improductivas. Los smartphones.

Ayer me puse a pensar el tiempo que hace que no asisto a una reunión sin un consultor o cliente echando discretos -y no tan discretos- vistazos al correo del smartphone.
Se ha vuelto práctica habitual la pérdida de atención absoluta en las reuniones en favor de terceros temas, los cuales la mayor parte del tiempo pueden esperar.
La ventaja que veía a los correos electrónicos, la asincronía con la que se podían tratar, se ha perdido con el uso del smartphone. Ahora uno se encuentra casi obligado a estar "enchufado" al correo y dar respuesta inmediata esté donde esté.
Normalmente trato de prepararme las reuniones y en caso que no me de tiempo, intento retrasarlas en la medida de lo posible por respeto a los asistentes. Desde hace bastante tiempo, no sólo me encuentro que hay asistentes que no la llevan preparada o no llevan las tareas a las que se han comprometido -que es lo normal- sino que hay personas que sacan la Blackberry/Iphone/Windowsphone/Android correspondiente para perderse en ella durante las distintas intervenciones.
Si lees este post, quiero hacerte consciente de un problema: cada vez que lees un correo en una reunión, muere un gatito. No lo hagas por el ponente, hazlo por los pobres felinos.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Metodologías, operativa y calidad.

Me he acostumbrado a ver a fanáticos de nuevas metodologías defender como Pablo de Tarso recién caidos del caballo, postulados que van a hacer que el trabajo sea más sencillo, que el trabajo tenga mayor calidad, con los que vas a ser millonario, etc...
Por otra parte también he tratado con equipos de trabajo que confían en su instinto y prefieren sacar un proyecto echándo horas y trabajando sin orientación y perdidos en las brumas de las líneas de código o de excel con miles de datos.
Al final, todo fanatismo resulta perjudicial. Aquellos que creen que cualquier metodología es una impostura obligada por sus jefes y que su "estilo personal" es mucho más efectivo normalmente están reinventando la rueda una y otra vez. Por contra, aquellos que gastan demasiado esfuerzo en el cómo pero no miran el qué, suelen tener problemas para afrontar proyectos cambiantes.
En mi caso, prefiero contar con alguien que no realice los trabajos sacándolos por su voluntad y miles de horas de esfuerzo. Normalmente este perfil suele hacer poco equipo y además ser malos trabajadores (si está tantas horas, igual es que no tiene el nivel adecuado).
Me gusta seguir una metodología, pero sin grandes cambios. No hay ninguna ni buena ni mala, sólo son distintos caminos. El problema es aquellos que cada mes y medio ven una nueva forma de hacer las cosas, ya que el coste del cambio es muy superior al de haber permanecido con el anterior método.
Los proyectos se sacan cuando se controlan, ya sea por fuerza (echando horas) ya sea por tener una gestión global de los mismos, pero el factor fundamental para llevarlos a cabo con toda la seguridad de llegar a buen puerto es que el trabajo tenga suficiente calidad para satisfacer las expectativas del cliente. 

martes, 13 de diciembre de 2011

Cómo no usar el software libre en la Administración Pública

El Gobierno de Canarias en su nuevo paquete de medidas para el ahorro ha incluido que “en la contratación de software se procurará la adquisición de herramientas de software libre y estándares abiertos, según los criterios que determine la Dirección General de Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías”.
El software libre no sale ni más caro ni más barato que el software comercial (al menos, no se puede dar por hecho). No puede ir vinculado a un paquete de medidas de ahorro, porque en sí, el acuerdo por el que se desarrolla un software determinado no es directamente ninguna medida de ahorro.
El software libre se ha utilizado como medida de reducción de costes. Esto es cierto en aquellos casos que conllevan una licencia por equipo implantado (como el Office de Microsoft), pero en ámbitos suficientemente grandes ha acuerdos de licencias por volumen que permiten un precio muy competitivo.
En abstracto, decir que “...se procurará la adquisición de herramientas de software libre...” es una vaguedad intencionada. Lo sigue dejando al criterio del departamento de sistemas correspondiente que normalmente está alejado de las necesidades del negocio y prefieren las soluciones estándar que da el mercado antes que los desarrollos de plataformas abiertas.
Lo realmente grave es que, partiendo del principio que esperas ahorrar costes, cuando la administración tiene que hacer una inversión en adaptar el sistema es  cuando deja de invertir en proyectos de software libre porque se argumenta que “salían más caros que un software licenciado”.
Tal y como he comentado en varias ocasiones, el software libre lo que da es una medida de tus equipos y proveedores. Si compras un producto malo y lo dejas en manos de malos programadores, da igual el tipo de licencia, te va a salir caro.
Los verdaderos beneficios de desarrollar aplicaciones bajo licencias de software libre para las Administraciones son los siguientes:
  • Se puede partir de un producto inicial y desarrollar adaptándolo a las necesidades.
  • Si tienes un buen equipo de desarrollo puedes darle valor en la comunidad y sacar nuevas funcionalidades.
  • Puedes replicarlo e implantarlo en tantos sitios como quieras. Puedes compartirlo con otras Administraciones (aunque hacer esto es un verdadero via crucis) o si es realmente bueno, incluso puedes venderlo.
  • Permites que compañías locales puedan competir con grandes corporaciones.
El resto de supuestos beneficios son rápidamente argumentados por los defensores del software propietario.
Mientras la Administración Pública vincule el ahorro de costes al software libre no tendremos ni buen software en la Administración ni ahorro por ninguna parte.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Nuevo tripulante

Estas últimas semanas he estado con bastantes cosas sobre la mesa y, a pesar de haber publicado su primer post, no me ha dado tiempo a presentarlo convenientemente.
Tenemos un nuevo consultor con cartapacio (bueno, lleva Geekphone con Android).
Bienvenido Carlos y gracias por tus posts.

jueves, 8 de diciembre de 2011

La labor de un consultor.

- Gracias a que no funcionamos bien, vosotros coméis-. Con estas palabras comenzó una conversación entre un consultor que conozco con un cliente de la Administración Pública.

El sector de la consultoría tiene un lastre y es la percepción del modelo de trabajo. Hay clientes que consideran que es trabajo subcontratado sin valor. Esta opinión es especialmente sangrante en la Administración Pública motivado por una de sus muchas incoherencias: desde hace ya más de veinte años en España, una buena parte de la Administración comenzó a observar que no eran capaces de desempeñar determinadas funciones que por ley o por los avances tecnológicos, debían realizar. Para solucionar este problema comenzaron a contratar personal privado para realizar las funciones propias.
En la siguiente fase del camino, parte de la clase política y  de los propios cargos directivos de la Administración consideraron que el sector privado es mucho más capaz que ellos de gestionar determinados aspectos y entonces comienzaron las concesiones y contrataciones masivas de actores privados para desempeñar funciones públicas.
Lo que he simplificado en los dos párrafos anteriores es mucho más complejo, lleno de aristas y tan discutible como cualquier argumento que se intenta resumir, pero lo importante es la conclusión final; un ente creado para administrar reconoce que otros son mucho más capaces y se rinde frente al problema, lo que le hace perder su propia identidad.
Esto hace que buen número de organismos públicos se sostengan con personal privado. Este personal es el que, con la actual crisis, está cayendo (el mal de los externos que pensaban que por trabajar dentro de la Administración, se podían considerar funcionarios, pero de esto hablaremos en otro post).
Dentro de estos recursos se "colaron" como consultores gran número de empresas de servicio que por subir más su tarifa, cambiaban el nombre del equipo de trabajo e intentaban que se les etiquetara de consultoras (especialmente en el ámbito tecnológico).

Y de toda esta historia surgió la opinión del cliente de la Administración Pública con la que ha comentazo este artículo...Aunque la respuesta del consultor,por corta, no es menos genial: -a mí lo que me gustaría es que vosotros trabajárais bien para que juntos pudiéramos grandes cosas-.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Hablando sobre Marcas Personales


La noticia del día:
Microsoft compra Apple y elimina la marca de la manzana valorada en 153 mil millones de dólares para incluirla en Microsoft: A partir del próximo mes, iOS5 pasara a llamarse “WiOS” y se incorporará al catálogo de productos de la empresa de software.
Todavía no está claro qué ocurrirá con la producción de dispositivos y computadores de Apple, pero todo apunta a que, al no entrar dentro de las líneas estratégicas del gigante de la informática, la producción de hardware será discontinuada y las fábricas se liquidarán.
Parece absurdo, pero esta es una realidad que me estoy encontrando cada vez que una gran empresa contrata a un “figura”.
El boom de las Redes Sociales ha democratizado mucho esto de la marca personal y ya no es condición sin equanum ser una estrella de rock para ser reconocido en la Red.
Pese a este boom, parece que las empresas no saben qué hacer con la marca personal, de hecho, es posible que ni siquiera sepan lo que significa. Por poner las cosas claras, de forma paralela a la marca empresarial, la marca personal se podría definir como el conjunto de atributos que hacen a una persona “distinta y reconocida” en el mercado. 
Considerando que se ha escrito y se va a escribir mucho acerca del tema, pongo un listado de 5 cosas que el sentido común me lleva a pensar que empresas interesadas en contratar personas con “marca” no deben hacer:
  • No valorar, previamente a la contratación, la potencial aportación (positiva o negativa) de esta marca personal a la empresa y no contar con un plan pactado de trabajo: Contratar a alguien con marca personales, desde cierto punto de vista, una fusión de empresas y hay que tratarla como tal.
  • Tratarlo como un empleado, entregarle un PC e incorporarlo a la línea de producción como cualquier otro contratado. Una persona con marca personal debe ser tratado como una empresa aliada: no estas contratando un recurso humano, estás contratando una marca.
  • Alineado con la anterior, discontinuar su buen trabajo de gestión de marca personal para que trabaje a destajo en la marca de la empresa: Piensa en cómo vincular su buena marca personal (reputación) a la tuya y en lograr que ambas marcas crezcan de forma conjunta.
  • Limitar su ámbito de actuación al ámbito de actuación de la empresa: haz lo contrario y explora cómo puede la empresa ampliar su ámbito de actuación y encontrar oportunidades.
  • En general, contratar una estrella y no contar con los instrumentos para hacerla o, al menos, dejarla brillar. Por instrumentos me refiero a blogs, eventos, ponencias, publicaciones, etc.
Recomendación bonus:
  • Utilizar su nombre real y no el nombre por el que le conocen en el mercado (o “marca”) ¿Qué sentido tiene contratar a Lady Gaga y poner en sus tarjetas de visita “Stefani Joanne Angelina Germanotta”?.

martes, 29 de noviembre de 2011

El futuro de la consultoría

En el mercado de la consultoría estamos viviendo la época Ikea: bajos precios, calidad mediana, pero mucho diseño y si me lo puedo hacer yo en vez de encargarlo, mejor que mejor.
La mayor parte de las compañías consultoras están plegando alas y trabajando a sus clientes intentando abrir nuevos proyectos en los mismos -o alargando los que están en ejecución- mientras otras rebajan los precios de forma temeraria para captar poco avispados clientes que estén a la caza de chollos sin importar mucho la calidad del producto final.
La verdad es que hoy se puede decir que es una suerte pertenecer a una multinacional que tenga negocio en el extranjero porque a la dificultad que tiene el mercado privado se ha unido la falta de liquidez del público, el cual no tiene mucha pinta de mejorar el próximo año.
Muchos compañeros de profesión están visitando cada vez con más asiduidad nuevos mercados, especialmente en LATAM y Oriente Medio. Si la vida de un consultor es errante, en los últimos tiempos parecemos más Jasones buscando vellocinos de oro que trabajadores por cuenta ajena y familias a la espera.
Al menos el sector tiene más fuerza de la que esperaba. Todavía me acuerdo de las "purgas" que se hacían en alguna "big four" que conozco a principios de siglo, echando consultores de doscientos en doscientos. En esta, no se si es por la distancia de Madrid, pero no he oido una situación similar.
Vamos a ver si queda poco para salir de la crisis con el nuevo producto milagro financiero impulsado por la UE, o alguna teutona sin coletas y algún galo con cierto parecido a Asterix -en la altura- nos condenan a los infiernos de la "segunda velocidad".

jueves, 24 de noviembre de 2011

De política, representación e informática.


Todo el mundo está hablando de la necesidad de tener un Parlamento con un reparto más proporcional y que los partidos con más votos, tengan mayor representatividad en el Congreso y en el Senado.
El otro día le intentaba contar desde el punto de vista de un politólogo a un compañero informático las razones por las que este cambio no se puede hacer a la ligera. La verdad es que busqué la forma más cercana a nuestro negocio para realizar la comparación.
El Congreso que sale de las elecciones es más parecido a un cliente que trabaja con proveedores que a una organización cerrada.
Los partidos políticos actúan de proveedores y presentan proyectos en los que el tiempo de ejecución son cuatro años. En función de la necesidad, la estrategia de la compañía y los recursos –dícese de los votos- estos “proveedores” tendrán distintos perfiles como en cualquier gran cliente:
-       Los hay que ofrecen soluciones nicho como los nacionalistas. Suelen ser soluciones convincentes que funcionan muy bien en determinadas condiciones pero a los cuales no les hables de intercambio de los datos. Ellos tienen su sistema cerrado que funciona en su entorno e intentan imponer sus necesidades (que si sólo funciona con Web Sphere, que si sólo funciono con Oracle) frente a la arquitectura general del sistema.
-       Los hay que son los proveedores principales (PP,PSOE). Estos tienen muchos efectivos trabajando en grandes proyectos desde hace años. De hecho, tienen trabajadores que han ido de unos a otros a lo largo de su carrera profesional. El tamaño de los proveedores está directamente relacionado con su capacidad de ejecutar proyectos importantes (como quedarse con la exclusividad de la producción legislativa como en estas elecciones).
-       Los proveedores casuales. Son proveedores que han obtenido algún contrato (en este caso algún diputado o incluso cinco) pero que detrás sólo hay un avezado comercial y en el momento que éste desaparece, salen del cliente ya que no dan soporte a ningún sistema ni proceso crítico. Estos suelen ser los más combativos intentando “rascar” algún proyecto más.
Cuando entra un nuevo proveedor, siempre dice que los sistemas no están bien montados y que si lo hubiera hecho él, lo habría construido de forma distinta. Eso si, como el cliente no está dispuesto a cambiar todo y el proveedor ha sido contratado con un proyecto específico, éste termina adaptándose al entorno y adaptando su software al resto que está en producción, aunque sigue poniendo a caldo a los anteriores desarrolladores por el mal trabajo que realizaron.
Además, cuantos más proveedores, más difícil es conseguir software que pueda intercambiar información fácilmente. Cada proveedor quiere implantar su tecnología en el cliente que es normalmente incompatible con la del resto. Por tanto, el cliente suele optar por pocos proveedores y normalmente, que sean los mismos, que son los que conoce y le dan confianza, aunque sea por la experiencia con los sistemas.
El uso de estándares (los acuerdos parlamentarios entre grupos) es escaso. Trabajar con estándares o con software libre muchas veces no te hace competitivo porque cualquiera puede replicar tu solución. En principio, todos los proveedores de este cliente suelen trabajar con software privativo.
Además, hay que tener en cuenta que es fácil montar una arquitectura de sistemas partiendo desde cero, pero lo sistemas siempre son una herencia del día a día. No se puede parar los sistemas en producción, lo que hace que al final se terminen sacando “parches” que permitan mejorar el software (véanse las leyes o services pack) pero que no existan grandes cambios.
En el caso de España, cuando se optó por el sistema electoral que primaba a los partidos mayoritarios fue porque no había experiencia en votaciones desde hacía más de cuarenta años y la única cámara que existía durante la II República, más proporcional en su configuración, produjo una atomización de los partidos permitiendo la entrada a la cámara a grupos que iban contra el sistema.
Esto terminó en un desgobierno que desembocó por múltiples factores en una guerra civil. Los políticos de las primeras fases de la democracia lo tenían muy presente y no querían repetir la experiencia (recordemos que la Ley de Régimen Electoral General es de 1985 y sin apenas modificaciones). Es como haber tenido un problema con la ERP de la empresa durante cuarenta años  y no poder haber pagado las nóminas por culpa de unos proveedores que habían implantado los distintos módulos de SAP de manera incorrecta generando unas pérdidas millonarias para la compañía.
A su vez, la norma consagra unas circunscripciones que sobrerepresentan los territorios más despoblados y priman la concentración del voto.  Esto permite la existencia de nacionalistas en un marco histórico en el lo que se quería construir era un sistema inclusivo en el que todos caben (como meter un ESB que permita inteoperar a los datos).
Ahora bien, si alguien quiere tocar la “arquitectura” del sistema, recomiendo que lo haga con paciencia y hablando con todos los actores implicados en el proyecto. En realidad, ninguno de los grandes proveedores está interesado, porque lleva muchos años en trabajando con esos sistemas y así le va bien y los pequeños proveedores que acaban de llegar y quieren “rascar” proyectos no tienen ni la experiencia ni el peso suficiente para modificarlo.
Eso sí, al menos los comentaristas políticos pueden comer de esto…

martes, 22 de noviembre de 2011

Nuevos servicios para guardar la información

Debido a que en el proyecto en que estamos trabajamos en distintas islas, estamos probando en el proyecto distintas herramientas para ver cuál se adapta más a las necesidades que tenemos.
El planteamiento básico es que necesitamos una herramienta accesible desde distintos equipos y que permita la sincronización de manera ágil y manteniendo la coherencia en los ficheros.
Nuestras investigaciones nos han llevado a probar distintos servicios:
  • Box.com: El servicio de almacenaje de ficheros orientado a empresas. Da 5 Gb en la cuenta gratuíta (hay una promoción que si te descargas la aplicación para iphone o android, te dan 50 Gb). Es magnífica si no quieres la sincronización (la aplicación sólo se da con el contrato premium) y no te importa trabajar directamente en la web con el navegador abierto. El portal que tienen es muy potente y permite crear flujos de trabajo, dar caducidad a los ficheros, tiene previsualización de documentos ofimáticos y las búsquedas son rapidas y buenas.
  • Dropbox:El lider indiscutible. 50 millones de usuarios. El más rápido de todos sincronizando sin duda. Si no tienes mucha información que compartir, esta es tu opción. Tiene un handicap que Box.com no tiene, cuando se comparte un directorio, cuenta el espacio ocupado para todas las personas que comparten dicho directorio - esto no es muy justo, ya que 1 Gb compartido por 5 personas les cuenta a todos 1 Gb- mientras que box.com sólo se lo imputa al que creó el directorio y el resto actúan como colaboradores de la carpeta.
  • Cx.com: El último que ha saltado a la arena. Tiene sincronizador en la versión gratuíta y 10 Gb de capacidad ampliable a 300 mb por cada persona que acepte una invitación que le envíes. El truco: el sincronizador no es bueno y creo sinceramente que le falta estabilidad y las carpetas compartidas no pueden superar 1 Gb. Bueno si necesitas un espacio para almacenar tus fotos o música que no están todo el tiempo con la necesidad de sincronizarse y no compartes.
  • Sugarsync: El último que nos falta por analizar. 5 Gb de espacio, en principio se puede compartir como en dropbox y tiene sincronizador. Por falta de tiempo de momento es una caja negra. Nuestros compañeros de Tenerife se han comprometido a realizar un piloto esta semana. Actualizaré el post con la información que nos manden.
Algunos aspectos a destacar es que todas tienen herramientas adaptadas a todos los dispositivos que están de moda (Iphones, Ipads, Androids, etc) y son multiplataforma. Especial mención para Dropbox en este aspecto ya que tiene versión para Linux que funciona estupendamente.
En resumen, para los servicios gratuitos no hay una solución perfecta, sino más bien, la que se adapte más a nuestras necesidades.

jueves, 17 de noviembre de 2011

El rol del consultor

El consultor tiene una serie de funciones asociadas al proyecto que están vinculadas a la oferta. Por encima de esas funciones, el consultor suele desempeñar distintos papeles para los que ha sido contratado:
- El consultor como asesor: Como profesional, te solicitan tu opinión y además te suponen experto en determinados temas. Mi recomendación es que actues como asesor sólo cuando tengas un gran conocimiento sobre una materia. Pretender que uno sabe de algo que no tiene ni idea sólo lleva a proyectos marrones donde el equipo sufre mucho y el cliente siempre queda insatisfecho.
- El consultor como legislador. Te contratan para marcar directrices. Ya no es una cuestión de apoyo y asesoría, sino que trazas planes de actuación. Son trabajos que permiten gran redundancia, ya que lo escrito suele ser valido en distintas organizaciones pero tiene dos desventajas claras: consume gran cantidad de tiempo -escribir cuesta- y si no va acompañado de actuaciones que acompañen los documentos (gestión del cambio) suelen terminar en papel mojado.
- El consultor como formador: El consultor capacita a terceros. La gran ventaja es que da mucha visibilidad. Una buena formación en un cliente es fuente segura de nuevos contactos. El inconveniente es que son proyectos que ocupan bastante en su preparación y muchas veces, debido a su especificidad, no son replicables.
- El consultor como monitor: Es cuando el consultor actua de gestor del cambio (oficinas de proyecto, proyectos con un fuerte componente formativo, etc) Son proyectos complejos que requieren el 200% del consultor. Actuar como elemento que produce una catarsis en una organización es como golpear una pelota hinchable que está en el centro de una piscina olímpica para llevarla a la orilla; por muy fuerte que golpeés, la pelota avanza muy poco a poco.

Gracias a Andrés Fernández Romero por la inspiración de este post de su libro "el manual del consultor de dirección"

martes, 15 de noviembre de 2011

La figura del prescriptor

La consultoría es un negocio en el que la confianza es fundamental en la relación cliente-proveedor. Ambos inician una relación de lealtad desde el primer momento y frente a otros negocios en los que prima el precio o las características de la oferta, la consultoría tiene un componente más intimo que facilitará el llevar a buen puerto cualquier proyecto.
Esta confianza es complicada de alcanzar y cuando se establece contacto con una empresa cliente la primera vez, tiene gran importancia la figura del prescriptor. No es alguien que cobre comisiones o un intermediario puro, aunque puede que tenga algún tipo de compensación por favilitar el contacto, en especial en función de la valía de dicho contacto.
El prescriptor es una figura de gran prestigio y apreciada en el entorno del cliente. Es una forma que el cliente se sienta más cómodo facilitando datos altamente confidenciales a la consultora y que esta le sea más fácil desarrollar su labor.
El prescriptor puede trabajar para el cliente o puede ser externo. Hay muchas consultoras (especialmente las grandes) que cuentan con gran número de prescriptores procedentes de sus antiguos miembros y que cuidan y miman con programas especialmente dirigidos hacia ellos (los famosos alumni).
En cualquier caso, la existencia del prescriptor destaca de nuevo la importancia de una buena red de contactos en el entorno del cliente.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Cómo envejecen los profesionales del mundo tecnológico.

"No puedo concebir un mundo sin zapatos hechos a medida". Esta frase de un zapatero irlandés de mediados del siglo XIX decoraba una de las paredes de un heritage center (un museo de tradiciones populares) en mi última visita a aquella isla.
Las profesiones cambian a lo largo de la historia y estas transformaciones están vinculadas especialmente a la tecnología. Con el surgimiento de nuevos inventos que han cambiado la forma de entender el trabajo y los métodos para abordar los mismos, otros han desaparecido ya que habían sido sustituidos por sistemas automatizados o simplemente habían dejado de tener mercado al que dirigirse.
En los últimos cuarenta años los cambios han sido muy rápidos. Tanto que un trabajador de mediana edad ha podido observar en directo el surgimiento, desarrollo y declive de distintas profesiones vinculadas al mundo tecnológico. Voy a hacer un recorrido rápido por las profesiones tecnológicas "de moda" de los últimos treinta años.
A principios de los ochenta, en España, bastaba con ser informático. Aquello era el futuro y todo el mundo quería que sus hijo hicieran la carrera. Las empresas no dejaban que los universitarios terminaran sus carreras ofreciéndoles sueldos inmensos.
A principios de los noventa, esto cambió. Se extendió Internet y todo el mundo quería ser webmaster. Muchos informáticos de código se reconvirtieron y se pusieron a hacer páginas como churros. A principios de siglo dejó de ser interesante poner webmaster en el currículo y quedaba más elegante poner diseñador (bueno, un poco más de lo mismo).
En la primera década del siglo XXI, lo importante no es el diseño sino que te vean. Aparecen los SEOs para dejar las webs en el lugar que corresponde (la mayor parte utilizando prácticas que rayan lo poco ético).
Hace tres años las redes sociales se popularizan en España y todo el mundo quiere ser Comunity Manager.
El principal hilo conductor de esta evolución es que cada vez los conocimientos técnicos han ido dejando paso a la utilización de las herramientas para facilitar la comunicación.  Los tecnólogos han sido sustituidos por estudiantes de marketing y el proceso sigue evolucionando.
¿Qué tipo de repercusiones ha tenido este proceso? Profesionales que se han ido desfasando y otros que han sabido posicionarse y estar en cada una de estas fases reinventándose.
"Lo contrario del éxito no es el fracaso, sino la inercia" (James M. Kilts, Gillette Company)

martes, 8 de noviembre de 2011

Consultoras políticas

Estamos en campaña, así que vamos  a hablar de uno de los grandes olvidados en este blog, los consultores políticos.
En la España de los últimos treinta y seis años los políticos han mostrado bastante recelo hacia las ideas que venían del exterior del partido. Ya sea por haber sido perseguidos durante cincuenta años, ya sea porque las conclusiones no han sido satisfactorias, las campañas electorales, la organización y las actuaciones externas se han confiado a los propios militantes que con mayor o menor suerte para el partido, han sabido responder a las expectativas.
Los profesionales que se han dedicado a la consultoría política se han visto obligados a trabajar de dos formas, como afectos al partido para el que desarrollaban su labor o de forma transparente, haciendo pasar sus trabajos como proyectos que se desarrollaban en paralelo y en los que la verdadera misión es aconsejar al político de turno como realizar determinadas actuaciones.
En qué espacios han surgido apoyos contratados por el partido: especialmente en el ámbito del marketing (no olvidemos que el objetivo principal de los partidos es ganar elecciones y para eso, la labor de venta es importante).
De momento no podemos aspirar al modelo de consultor profesional que existe en Estados Unidos en el que los partidos confian por la propia imparcialidad de la consultora en unas firmas u otras. La política en España se basa en la confianza -no en la meritocrácia- no dejando espacio a firmas independientes de asesoría.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Gestión de expectativas.


La confianza es un concepto básico que diferencia una prestación de servicios de un proyecto de consultoría. En otros negocios no es un requisito necesario en la relación cliente- proveedor -no pides al que trabaja en la tienda de zapatos una relación de confianza implícita en su labor- pero desarrollarla en nuestros proyectos es fundamental.  Es muy difícil de ganar y muy fácil perderla.
El cliente está contigo en el proyecto porque confía en ti, en tus conocimientos y en tu experiencia. Tu empresa te ha puesto en ese proyecto porque considera que estás capacitado para representarla.
Ahora te toca a ti trabajar porque las funciones que tienes que realizar salgan. Si eres el gerente o el jefe de proyecto tus objetivos básicos es hacerlo también que el cliente quiera contar contigo de nuevo, si eres el becario o junior que acaba de llegar, el resto confía en las responsabilidades que te van dando.
Dentro de esa confianza un aspecto fundamental y quizá uno de los más olvidados en la gestión de expectativas. Un buen consultor debe saber hasta dónde llega su proyecto (el alcance) y saber poner coto a los requerimientos del cliente así como ser conocedor de las limitaciones del equipo implicado.
Es más fácil decir a todo que si que contradecir a un cliente, pero no se puede aceptar todo lo que te encomiendan porque llega un momento que has perdido el foco de tu proyecto y has incluido tantos compromisos que sean cuales sean los resultados, serán un fracaso porque no es lo que esperaba el cliente.
Muchas veces tener una reunión con el cliente para hacer un seguimiento de sus expectativas e ir contrastándolas con el trabajo realizado y con el contrato son más efectivas que llegar al final del proyecto con un montón de entregables que no van a tener ninguna utilidad porque no es lo que se esperaba el cliente.
Utilizar los tiempos y las fases, focalizar los trabajos, planificar para saber si la entrega se realizará a tiempo y sobretodo ser trasparentes y sinceros son las mejores recetas para gestionar las expectativas de los clientes.

martes, 1 de noviembre de 2011

Noche de miedo.

En esta noche de terror previa al Día de Todos los Santos he decidido que parecía un zombie momificado desde hace más de dos años en la foto del perfil y  he vinculado blogger con Google +.
De momento la experiencia es controlada -tienes 30 días para deshacer los cambios- pero era la última red que me faltaba enlazar. Por fin he conseguido el spam total. Cuando publico en el Cartapacio llega a Twitter, Google +, Linkedin y Facebook de un solo viaje.
Aprovechando este cambio de perfil y el tema de los enlaces a las distintas redes sociales, quería compartir con vosotros una visión que cada vez noto más, tanto en mi utilización de las redes sociales como en la observación de cómo las utiliza el resto de gente que conozco.
Tengo la ligera sensación que Facebook está en plena degeneración. Han sacado cientos de funcionalidades nuevas y cada vez tiene menos "vida". Pasó por ser una herramienta para recuperar antiguos contactos, mantener la amistad en la distancia y publicar tus éxitos (no recuerdo muchos compañeros que publiquen sus fracasos) a una red anodina donde cada uno publica contenidos absolutamente insustanciales -lo cual es completamente lícito, pero aburrido-. La decadencia es lenta, pero segura.
Linkedin no ha logrado ser una red social nunca. Todos tenemos el perfil pero sólo cuatro lo utilizan para promocionar su networking. Los grupos de discusión suelen estar copados por los de siempre y las noticias o el nuevo servicio de empleo da más pena que utilidad.
Google + es la gran duda. Utiliza los recursos del gigante para la entrada de usuarios y comienzo a ver partidarios que solo publican aquí, pero a Google el tema social no se le ha dado nunca especialmente bien; Orkut -excepto Brasil- y Buzz son buenos ejemplos.
La verdad es que el servicio que me sigue pareciendo más interesante es Twitter. No por lo de los 140 caracteres (que me parece una limitación de lo más inutil) sino por las reglas que establece en las que  todo el mundo ve todo y la promoción de los mensajes se hace por afinidad al mensaje y no al usuario. Al final la mayor parte de la gente lo utiliza como sistema de enlace a información más consistente y permite realmente buscar por afinidades temáticas. La mayor parte de mis seguidores o a los que sigo no les conozco y simplemente intercambiamos información sobre temas que nos interesan a todos.
En resumen, los canales de comunicación se multiplican y cada vez llegamos a más personas con menos esfuerzo. Una vez escuché a alguien decir que las nuevas generaciones están obligada a recuperar la lectura y la escritura como forma de comunicación. Lo que temo es lo poco que tengan que decir.

jueves, 27 de octubre de 2011

El sentimiento de identidad y la cultura corporativa.

Muchas empresas que se hacen llamar consultoras se olvidan de sus profesionales en proyectos de largo recorrido. Hay una filosofía clara detrás de esta postura; mientras que el trabajador facture, no existe problema.
A estos profesionales no se les puede hablar de cultura corporativa. Normalmente se identifican con el cliente y no con su propia compañía.
El único vínculo con su oficina son los tres momentos típicos en la vida profesional de estos trabajadores; cuando firman el contrato, cuando se asignan a otro proyecto y cuando van a firmar el finiquito. En estas condiciones aquellos que tienen suficiente talento se sienten incomodos y no suelen estar mucho tiempo.
Invertir en el equipo humano ni es fácil ni barato. Mandar a una persona a quinientos kilómetros de su oficina e intentar mantener una cultura corporativa - vestuario, metodología, sentimiento de pertenencia, afinidades, networking- implica una inversión de dinero por parte de los socios que es una cuestión siempre a valorar.
En época de crisis hay una fuerte tentación por parte de las compañías a mantener los recursos en proyectos de largo recorrido (aunque sean de escasa rentabilidad) para afianzar las líneas de facturación. No se valoran los intereses del profesional ni mucho menos la proyección que puedan tener dentro de la compañía. 
El asunto es que la consultoría es un mercado que premia la meritocracia y la innovación. Que las compañías tienen  una pirámide profesional agresiva y que no abrir mercados supone cerrar cuentas de clientes. No entiendo como pueden existir compañías que opten por esta alternativa.
Normalmente procuro no hablar bien -ni mal- de la compañía en la que trabajo, pero cuando percibo un esfuerzo porque las cosas funcionen por parte de la dirección de la firma, creo que es bueno reconocerlo. 
Para acercar el centro de trabajo que tenemos en Canarias a la Oficina de Sevilla, de quien dependemos, el director de la misma se ha trasladado dos días para estar con nosotros y nos han venido a impartir un curso que se podía realizar perfectamente on-line (de hecho, ya está montado en la plataforma de formación on-line) así como han mantenido entrevistas individuales para ver las necesidades, anhelos y deseos profesionales de cada uno de los miembros que formamos este centro.
Este tipo de actuaciones al final consigue su objetivo, que cada uno de sus trabajadores se sienta cómodo trabajando  y hablemos bien de la firma para la que trabajamos. ¡Chapó por la iniciativa!

martes, 25 de octubre de 2011

Productividad en movimiento

Hoy me alejo de los temas comunes para hablar de uno de mis "off-topics" favoritos, la productividad y comentar un sistema que me está funcionando muy bien, la utilización de las notas de voz.
Uno de los problemas del GTD es capturar toda la información para luego procesarla. A todos nos ha pasado en algún momento que estamos trabajando en un documento y nos acordamos que tenemos una reunión o una llamada pendiente, pero no lo apuntamos y luego nos cuesta mucho volver a recordarlo.
Este aspecto lo he cubierto con una de las aplicaciones que menos he utilizado del iPhone: las notas de voz (la grabadora).
Había leído sobre el uso de las grabadoras para mantener sistemas de productividad y en muchas ocasiones, cuando ves el telediario puedes observar en las ruedas de prensa a los periodistas usando la aplicación de notas de voz para captar las declaraciones, pero la verdad es que no había lanzado la aplicación desde que compré el teléfono hace tres años.
Qué ventajas tiene.
  • Permite coger la información "al vuelo". En dos "clicks" ya estás grabando
  • Permite etiquetar y reenviar la información:
    • Cuando grabas una nota, la puedes clasificar. Tiene una clasificación estándar (podcast, entrevista, conferencia, idea, reunión, nota) pero también permite personalizar etiquetas. Sólo tienes que acceder al listado de grabaciones y pulsar sobre > en cada registro.
    • Permite manipular las notas. Se pueden acortar si hay espacios de silencio y reenviar por correo o mensaje.
En qué situaciones lo utilizo.
La primera vez que intentas grabar una nota de voz te sientes un poco raro. La sensación es como si hablaras en voz alta contigo mismo, algo que no te importa hacer en soledad, pero en público te deja un poco avergonzado, pero una vez pasadas las tres primeras notas, la verdad es que te acostumbras y la gente de tu alrededor también (y dejan de hacer bromitas).
Las notas de voz las utilizo cuando no puedo utilizar papel y bolígrafo. En la calle, en el coche, andando.
En las reuniones de trabajo con los compañeros de proyecto pido permiso para grabar y me permite atender durante la reunión y luego tratar la información.
Cómo las uso.
Normalmente las etiqueto según las hago, así me permite acceder más rápidas a los recordatorios.
Cuando son tareas normales, en mis revisiones diarias las recopilo en Toodledo más tarde.
Cuando son ideas que todavía les falta algo de forma, las suelo enviar a Evernote directamente por correo electrónico (llega un fichero de voz adjunto) y lo trato posteriormente para desarrollar el tema.
Conclusiones.
Entiendo que igual que en el iPhone existen aplicaciones de voz en Android (de hecho, mi antiguo Nokia tenía una grabadora que nunca usé) y por tanto, puede utilizarse de la misma forma.
Os animo a que hagáis algunas pruebas para que comprobéis lo fácil que os resulta el uso y la cantidad de ideas y recordatorios que os permitirá recopilar.

jueves, 20 de octubre de 2011

La importancia de los procesos de evaluación para los profesionales.

Estoy en una profesión en la que todas las empresas, en mayor o menor medida, se preocupan de realizar una evaluación periódica de los trabajadores. Para algunos es una suerte, para otros, una tarea administrativa que se debe pasar. Cada cual tiene su opinión.
Una cosa que me sorprende es que estas evaluaciones no han calado en otras profesiones. No conozco muchos empleados públicos con los que se siente su jefe y en una charla formal le diga “vamos a ver qué hemos trabajado este año y qué objetivos tienes para el próximo”. Para que no parezca una crítica al sector público, tan poco conozco muchos en el sector del comercio, en el sector de la sanidad, en hostelería, etc.
En mi caso, considero una suerte que al menos un par de veces al año, podamos parar un rato a reflexionar sobre lo que estamos haciendo y si tiene sentido para la carrera profesional.
Os voy a contar la experiencia de la evaluación anual que me realizan (en este caso, la tengo muy cercana pues ha sido esta mañana).
Lo primero, a tu evaluación puedes invitar a cualquier persona de la empresa -entiéndase, con la que has trabajado o que tiene que aportar sobre ti-.
La reunión comienza con una revisión del trabajo del año. Al profesional le dejan hablar tanto como considere sobre las cosas que cree que ha aportado a su proyecto y a la compañía.
Luego entramos en faena y hablamos de expectativas. Sigues hablando sobre dónde te ves y cómo esperas llegar ahí en el año.
Entramos en las competencias. Una vez que has rellenado la carta a los reyes magos, el mentor junto con tus responsables directos comentan las competencias necesarias para alcanzar tus objetivos.
Tras esto, se realiza una evaluación del punto que estás respecto a las competencias necesarias dónde te quieres ver.
Por último, se traza un plan de acción para llegar a obtener los resultados.
A mediados de año me tocará hacer un “examen” intermedio de dónde estamos y el próximo año, tendré la posibilidad de cerrar el ciclo hablando de los logros alcanzados en el año.
  • Qué tiene de bueno esto: que no va vinculado a las subidas salariales. Tus subidas son en función de lo bien que desempeñas tu trabajo y la revisión anual es un interés por parte de la compañía sobre qué quieres hacer.
  • Qué tienes de malo. Que obviamente, hay limitaciones impuestas por el tipo de función que desempeñas que, en muchos casos, te obligan a renunciar o minorar los objetivos planteados en un primer momento.
Por cierto, como entenderéis, no voy a comentar mi plan de acción respecto a mis competencias laborales, pero respecto a mi formación os puedo comentar que me he puesto este año la certificación PMBOK y en Snomed como metas (a ver si llego).

martes, 18 de octubre de 2011

Hoy toca jugar

Dando vueltas sobre qué podía publicar para vuestro uso y disfrute me he acordado de una de las cosas más divertidas que he encontrado en el mundo de la consultoría -que no hay muchas-. Es un juego que tiene unos cuantos años de McKinsey para ver vuestras capacidades como lider de proyecto en un ambiente "hostil".
El juego fue desarrollado por McKinsey Suiza y daba por hecho que ya no existía, pero todavía está a disposición vuestra. Al final da una puntuación.
PDTA. No es un matamarcianos, así que lleva algo de tiempo terminarlo.
Lo podéis encontrar AQUÍ
A disfrutar.

jueves, 13 de octubre de 2011

Las grandes consultoras en pequeños lugares.

Como habitante de las Palmas de Gran Canaria, cada día estoy más de acuerdo con aquellos que consideran que montar un negocio en un ámbito geográfico pequeño o lejano necesita talento local y presencia continuada.
En Canarias, dentro de las consultoras "grandes" (con presencia al menos nacional) se pueden ver las dos vertientes, las consultoras que apuestan y abren oficina con personal local y aquellas que tienen un gerente para la zona geográfica y envían desde Madrid o Barcelona recursos cuando ganan algún proyecto.
La segunda forma es mucho más beneficiosa para la empresa -alquilo un business center por cuatro duros y tengo una dirección de papel- pero sinceramente creo que no aporta nada a la riqueza de la zona ni deja conocimiento suficiente para continuar la labor del consultor, por muy buen trabajo que este realizara.
Conocer un lugar requiere tiempo, pero no sólo del comercial que es el que abre el mercado, sino de los equipos que crecen en experiencia y en su carrera dentro de un ámbito territorial.
Yo me he dado cuenta porque como recién llegado, rápidamente pude comprobar que en Madrid me movía como pez en el agua profesionalmente y aquí me siento torpe. No tengo suficientes recursos y mi red de contactos con los que he trabajado en distintos proyectos se encuentra a 1800 km.
Poco a poco voy conociendo las reglas de juego, comienzo a tener relaciones profesionales con gente del sector y me voy sintiendo cómodo. Pero entiendo que si no fuera porque mi compañía ha realizado una apuesta por tener una sede, sería bastante más difícil desarrollarme profesionalmente en un ámbito nuevo para mi.

martes, 11 de octubre de 2011

El complejo de gurú.


No conozco consultor que no esté dispuesto a dibujar un esquema mientras habla o a contar una historia de camellos que andan por el desierto y se encuentran a una tortuga para demostrar que el ROI de un proyecto tiene una relación directa con la calidad de los trabajos.
Todos los consultores tenemos un pequeño complejo de gurú escondido en alguna parte. A mediados de los noventa, todos queríamos ser Negroponte. Últimamente todos queremos ser Jobs -dicho con todo el respeto-.
Normalmente me doy un amplio paseo semanal por la blogosfera del “management” y cada día me parece que estoy más metido en la sección de autoayuda de un VIPS que en un sitio donde profesionales intercambian ideas y experiencias.
Debe ser que a finales de los noventa abandonamos la Era de Acuario y pasamos  a la de Piscis, que por lo visto, se basa más en la creencia que en la ciencia. Me llama poderosamente la atención varios estilos:
  • El obsesionado por simplificar. Su grito de guerra es KISS (“Keep it simple!, Stupid!). Todo en la vida puede ser contado en 20 palabras y si no, es que no lo sabes contar. Mejor una imagen inspiradora, etc, etc. Es “supermolón” poner una imagen en alta resolución de un avioncito de papel volando para explicar como vuela un avión, pero eso nunca va a explicar las reglas físicas que hacen que despegue, ni la resistencia de los materiales, ni las miles de horas que se tienen que tragar los de aeronáutica para hacer que un aparato de miles de kilos se ponga a volar. Peligro principal: que los que no tienen ni idea de un tema crean que lo controlan tras una charla.
  • Los Zen. Si algo ha perdido su sentido original es todo lo que se relaciona con el uso de la palabra “zen” en todo (presentaciones zen, sistemas de productividad zen, hábitos de vida zen, etc). No se si alguien tiene referencia del origen, pero lo que queda claro es que ahora, todo lo que sea blanco y negro, con pocos elementos y lento es “zen”. Me recuerda a las casas que tenemos todos decoradas de muebles Ikea: bonitas pero sin alma. Los que llevan este discurso son bonitos, pero sin más transfondo.
  • Los 2.0. Colaborar si, pero hay veces que no tenemos nada que contar. Participo en 4 redes sociales (caso personal) y hay muchos momentos que no tengo nada que decir al mundo. Pero lo mejor, al mundo no le interesa en otros muchos momentos nada de lo que digo. Es fantástico, ponemos sistemas automáticos para enviar la información de una red a otra y recibir miles de noticias mientras que metemos ruido en todos los sitios que podemos. Te abres al mundo para descubrir que tienes bastante menos que ofrece de lo que pensabas.
  • Los innovadores. Dejémoslo en el intento continuo de presentar todo con fuegos artificiales. Para que seguir…Se ha vuelto una especie de religión guiada por una hueste de visionarios que pretenden revolucionar el mundo para su beneficio.
Por tanto, virgencita, mantén mi fe en que hay cosas difíciles y que son difíciles de explicar (no pasa nada, no soy tonto, simplemente no lo he estudiado). Haz que mis trabajos tengan parte de mi alma y no el sabor a plástico, permíteme que hable cuando tenga algo que decir, pero déjame que el resto del tiempo tenga la boquita cerrada y aléjame de los innovadores cuando de mi salud o mis cuentas corrientes se trate.

jueves, 6 de octubre de 2011

La tecnología será a partir de hoy un poco más aburrida.

El día que Steve Jobs nos ha dejado, solo puedo dejar un post con uno de los discursos más inspiradores que he podido escuchar. Para los que no lo conocéis, por favor, no os lo perdáis. Al resto, disfrutadlo.



miércoles, 5 de octubre de 2011

Cómo ser eficaz cerrando reuniones


Para todos aquellos que pensáis que una reunión se termina en el momento que el cliente dice -"hasta la próxima"- va este post.
En la estimación de tiempos de lo que va a durar la "actividad" de reunión siempre me planteo:
  1. Tengo que ir preparado
  2. Tengo que llegar a tiempo
  3. La reunión se puede alargar
  4. Y por último, que tengo que cerrar todos los flecos.
Si el equipo de consultores es el encargado de levantar el acta, échale veinte minutos por cada hora de reunión.
Añadido a lo que comentaba debes tener en cuenta que normalmente, de las reuniones sales con algunas tareas rápidas (mándame la presentación, llama a este o aquel, envía un correo) que también comen tiempo.
En resumen, cuando nos levantamos no termina nuestra labor.
Para ahorrar tiempo en la redacción de actas, os recomiendo que implantéis las actas 2.0 que recomendaba en un post anterior. Desde que las uso en el proyecto actual, en la siguiente reunión tenemos constancia de todo lo que debía realizar cada participante junto con el registro de decisiones. Además acorta los tiempos de redacción e interpretación.
Las actas no tienen valor si no han sido validadas por los presentes. El procedimiento de validación es largo y tedioso si no le pones remedio. En mi caso, cuando envío el correo con el acta incorporo el siguiente texto "si os parece bien, nos damos 3 días laborales y si no hay comentarios, las elevamos a definitivas". Así, al tercer día sin aportaciones, la das por buenas.
Otro de los aspectos de los que hablábamos era el trabajo con el que se sale de las reuniones. Hay que salir con tareas, con decisiones, pero evitar a toda costa salir con nuevas reuniones.
Si ya se han tomado las decisiones oportunas y cada cual sabe lo que tiene que hacer, no hace falta que nos juntemos hasta que no tengamos terminado el trabajo (odio las reuniones de seguimiento en las que nadie tiene hecha su parte y todos nos miramos preguntándonos para qué estamos ahí).
Por último, si las reuniones son periódicas o si no has podido evitar una nueva reunión, no salgas sin una fecha prevista, aunque sea provisional. Si luego te la cambian, no pasa nada, pero intentar que la gente se ponga por correo de acuerdo con una fecha te puede llevar mucho tiempo.
Un gran truco que he aprendido es enviar (en mi caso en formato Outlook) la propuesta de la reunión y si alguien tiene problemas, me puede cambiar la fecha y la hora. Todo el mundo suele dejar una pequeña nota de a qué ha sido debido el cambio y la actualización llega a todo el mundo, con lo cual, te quitas la parte de gestión.

martes, 4 de octubre de 2011

Master Executive en Dirección de Empresas -en el que soy profesor-


Tenemos la enorme ilusión de presentarte el Instituto de Desarrollo Directivo del Atlántico - idda. Nuestro nacimiento surge del trabajo de un grupo de profesionales del mundo de la empresa y de la formación que, claramente apostamos por ofertar los programas formativos que mayor valor añadido aportarán al alumno en función de la inversión efectuada en tiempo y dinero.
Nuestra razón de ser, es la de poder colaborar con los directivos, mandos intermedios, emprendedores y empresarios, en su desarrollo profesional y personal. Por este motivo, nuestra oferta formativa comenzará, a finales del presente mes de octubre, con el programa Master Executive en Dirección de Empresas - MEDE.
Para que puedas conocernos mejor, te sugerimos que visites nuestra web: www.idda.es. Sabemos que lo que vas a encontrar será de tu máximo interés; por eso te animamos para que tú, o las personas cercanas a ti, contacten sin ningún compromiso en la dirección de contacto de la web. Estaremos encantados de hablar contigo.

Durante las reuniones


Este post contiene más experiencias que conocimientos teóricos y pretende ser un compendio de todos los errores que he cometido en mis años de reuniones con aquellas actividades que, si no solucionan, al menos mitigan los impactos en las mismas.
El primer mantra que me repito y que repito a los alumnos que he tenido en los cursos de consultoría es que no se puede ir a una reunión sin tenerla preparada. A simple vista parece una cosa de perogrullo, pero os puedo asegurar que si tienes ocho o diez reuniones semanales y tienes que hacer entregables y ofertas, tienes algo más que la tentación de asistir a las reuniones como quien va al cine.
Si no puedes preparar la reunión, mejor una excusa a tiempo que hacer el ridículo delante del cliente.
El segundo mantra es asistir con tiempo de sobra. Una reunión es importante y es una verdadera falta de respeto llegar tarde. Si no queda más remedio, llama para avisar de tu hora de llegada (me quedan cinco minutos, me quedan veinticinco, mejor empezad que yo me incorporaré lo antes posible). En cualquier caso, si llegas tarde, has cometido uno de los grandes pecados capitales y tiene poca solución. A la gente no le gusta perder el tiempo esperando.
El tercer mantra es seguir la agenda punto a punto sin que se escape ninguno. Que alguien sea capaz de desviar la atención del grupo es muy fácil, y tú tienes la obligación de reconducir la conversación hacia la agenda marcada.
Otro de los puntos importantes es evitar dedicarte a hacer de escribano mientras la reunión pasa por delante tuya. Si es a lo que has ido, estupendo, pero entonces no estás haciendo de consultor. Tienes que controlar los puntos de la reunión y tratar cada punto con lo que has hablado previamente con los asistentes. Procura no dejar cosas a la suerte o las ocurrencias de los presentes. Si te resulta más fácil, llévate a alguien de tu equipo y distribuye quien hace las actas y quien interviene.
Quinto punto, intenta cumplir el horario que planteaste para la reunión. Para eso, sería bueno que te prepararas el minutaje de la reunión para ver las desviaciones que llevas por punto y rectificar para que se toquen todos.
Por último, no dejes que nadie acapare la reunión y por tanto, no la acapares tú a no ser que sea una presentación comercial o algo por el estilo.
Aspectos varios que no hace falta que describa pero que debes tener en cuenta y que seguro que puedes encontrar en miles de blogs sobre reuniones: cuida tu presencia en estos eventos, que la sala sea apropiada al número de personas, cuida que los medios técnicos funcionan (para ello, tendrás que llegar el primero y probarlos con tiempo suficiente para tener un plan B), que esté todo suficientemente iluminado y que la temperatura sea la adecuada. Yo he asistido a más de una reunión en "sauna" de juntas y os puedo asegurar que no estás atento al tema, sino a los minutos que faltan para salir.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Antes de las reuniones.


 En los proyectos, especialmente en aquellos que son largos, llega un momento que el número de reuniones se acumula. La agenda está tan cargada que uno siente la tentación de ir a las reuniones con las manos en los bolsillos, sin preparar contenidos y a ver qué pasa.
En ese momento es cuando debemos replantear la situación y ver cómo podemos disminuir el número de reuniones, ya que no hay nada peor que acabar una y sentir que hemos ido a perder el tiempo.
Para los consultores hay dos tipos de reuniones. Aquellas que dirigimos y las que vamos de soporte.
En las que dirigimos, el trabajo de preparación de la reunión es bastante grande. Yo para hacer la estimación gruesa calculo que la preparación de la reunión me va a llevar la mitad de lo que está previsto durar la misma.
Puntos a tener en cuenta como organizador.
  • El orden del día. Será la herramienta fundamental para guiar la reunión y por tanto debe ser negociado convenientemente con todas las partes para no encontrarse sorpresas.
  • La documentación previa. Cuanto más precisa sea la información que enviemos antes de la reunión para prepararla, más posibilidades hay que los asistentes no se pierdan en divagaciones y decidan sobre los temas de la agenda. Es importante que llegue a los asistentes un par de días antes como mínimo para que todos tengan la oportunidad de leerla y hacer especial hincapié en que la revisen (en caso que no lo recordéis, que sepáis que muchos de los asistentes os dirán que no han tenido tiempo de verla).
  • Los asistentes. Por favor, intentemos evitar las invitaciones "de cortesía". Si alguien tiene que estar informado, se le puede mandar el acta sin problema. Las reuniones son para tomar decisiones. Intentemos que el número de asistente no sea mayor de seis y comprobaréis como se pueden dirigir de una manera más cómoda.
  • El lugar de encuentro. Tened en cuenta la procedencia de los distintos asistentes para que no sea especialmente difícil a ninguno llegar. Además es recomendable todo aquello que se puede suponer como lógico; un espacio bien ventilado, con sillas cómodas, espacio para cada asistente para tomar notas y material de soporte necesario (proyector, pantallas, etc).
  • Fecha y hora. Aquí hay verdaderas teorías sobre el asunto y depende del sector, las fechas y las horas se modifican. Por su propio peso, nadie pondría una reunión por la tarde para un proyecto de Administración Pública ni organizaría una reunión de seguimiento durante la Feria de Abril en Sevilla. Algunas pistas:
    • No os recomiendo hacer reuniones ni el lunes a primera hora ni el viernes a última. A primera hora de la mañana todo el mundo llega enfadado a la reunión porque va con prisas para llegar a la misma.
    • Si hay varias reuniones en una semana y participan las mismas personas intenta agruparlas y convocar al resto en función de la temática.
    • Si hay varias reuniones y no puedes evitar que sean el mismo día, ten la picardía de ponerla con media hora de separación y además, avisar al principio de la primera que el tiempo es limitado porque hay otra.
Próximo post. Cómo hacer una reunión y sobrevivir a la experiencia.

martes, 27 de septiembre de 2011

Video corto para la definición de Opendata.

Me ha gustado y para todos aquellos que trabajamos para la administración será en muy poco tiempo fuente de proyectos.

Reuniones. Cuándo debemos organizarlas.


Las reuniones en consultoría y en otras muchas profesiones consumen una buena parte de la jornada laboral hasta el punto de ocupar prácticamente la totalidad de la misma. Yo me he encontrado en cientos de ocasiones a las siete de la tarde sentado tras la última reunión y diciendo “y ahora, a trabajar”.
Hay cientos de artículos relacionados con cómo deberían ser las reuniones eficaces y aún así, no logramos reducir el tiempo que dedicamos a esta labor de coordinación.
La premisa fundamental es realizar todas las actuaciones necesarias para evitar la reunión si no es imprescindible. Las razones son las siguientes:
  • Las reuniones son devoradores de tiempo. Normalmente hay que estar antes de la hora e implican un traslados a otro espacio (incluso entre ciudades) y no terminan cuando la gente se levanta sino cuando terminas de validar el acta. Eso quiere decir que una reunión de una hora pueden ser cuatro o cinco de trabajo.
  • Las reuniones son fuente de inspiración para “trabajos inesperados” (marrones) fuera de cualquier planificación. Es un momento delicado donde se discute qué actividades entran dentro de la planificación y cuáles no.
  • Son un espacio perfecto para  cometer un error frente a muchas personas, y reportan beneficios limitados.
En principio vamos  a delimitar de qué tipo de reuniones vamos a hablar.
Una reunión es -o debería ser- un espacio de intercambio de opiniones para la toma de decisiones.
  • Se diferencia de un grupo de trabajo, que también se reúne, en que el proceso de documentación y creación de alternativas se realiza fuera de ese espacio.
  • Se diferencia de una sesión de formación en que el intercambio de ideas es sobre posturas u opiniones ya formadas y que nadie va a aprender sino a decidir.
  • Se diferencia de una presentación comercial en que el valor de las decisiones es igual entre partes encontradas -esto es más discutible, pero debería ser-.
Este primer post lo voy a dedicar a cuándo es idóneo -y cuándo no- organizar una reunión y en próximas fechas iremos hablando de cada uno de los aspectos de las reuniones.
Si queremos comunicar un aspecto determinado de nuestra labor o un documento, podemos enviar la información mediante correo electrónico (o cual otro formato) dando por entregada la misma. -UNA REUNIÓN MENOS-.
Si sobre el documento puede haber una revisión con correcciones y no te quieres volver loco con “las aportaciones” de todo el mundo, buscan el actor clave de la revisión y mándaselo a él. -OTRA REUNIÓN MENOS-.
Si tienes que recabar información, manda las preguntas por adelantado para que esté preparado y te pueda contestar en el momento. Así no hay que organizar otra reunión -UNA MENOS EN LA CUENTA-.
Si por último no puedes evitar montar la reunión, cierra la agenda de la misma con los temas y no dejes que se escapen temas ni que la gente divague- Y ESTO TE QUITARÁ UN MONTÓN DE REUNIONES-.
Organiza las reuniones que necesites e intenta concentrarlas en algunos días de la semana para poder concentrarte en la realización del proyecto el resto del tiempo. Recuerda que las reuniones son una tarea de gestión y que el tiempo invertido en las mismas no es un valor que se pueda presentar al cliente como trabajo realizado.