lunes, 27 de febrero de 2012

Sobre la colaboración y la empresa red


 “La colaboración no es un signo de generosidad o altruismo; todo lo contrario, es un signo de egoismo".
Para explicar esta afirmación, me baso en el modelo de altruismo biológico explicado por la teoría del Gen Egoista.
Primeramente, es necesario definir el concepto: el altruismo en biología es el patrón de comportamiento animal en el cual un individuo pone en riesgo su vida para proteger y beneficiar a otros miembros del grupo.
En El gen egoísta (Richard Dawkins) se propone una visión biológica centrada en el concepto de “gen”, considerando al individuo como un mero portador (máquinas de supervivencia). Bajo este prisma, lo que habitualmente se entiende por altruismo, sería el reflejo del egoismo de los genes que quieren garantizar su supervivencia.
Pese a que es sencillo entender el altruismo con familiares -sería una manera de asegurar la continuidad de la información genética- es algo más complicado entender el altruismo con no familiares. 

Esta teoría propone que se explica por el mero hecho de que "ayudar al prójimo implica un beneficio para mi mismo". Por ejemplo, en las manadas de hervíboros, los genes de los individuos toman más beneficios de la asociación (seguridad frente a depredadores) que lo que invierten en ella (compartición de alimentos).
Si asumimos todo esto como cierto -se trata de una teoría, no de una ley- la colaboración ocurrirá únicamente si cada socio obtiene más de lo que aporta -desde mi punto de vista, un signo de egoismo.
Bajo esta perspectiva, la importancia de internet como activador de colaboraciones humanas reside en que prácticamente ha eliminado los costes de colaborar (lo que antes requería de un viaje, una sala, una planificación, etc. ahora requiere de una conexión a internet y una cuenta de skype).

Sin embargo, desde mi punto de vista, estas redes de colaboración vía internet más "masivas" se han centrado en las partes superiores de la Pirámide de Maslow -afiliación, reconocimiento y autorrealización- y muy pocas han abordado las partes más bajas o lo han hecho tímidamente -seguridad y fisiología-.
Esta situación ha hecho que se hayan tenido que mantener las vías de colaboración tradicionales en esas partes bajas (ciudades, empresas, etc.) o adoptar modelos mixtos resueltos de forma lamentable (Redes Sociales Empresariales).
Es en este punto donde creo que el concepto de empresa red tiene que incidir para pasar de ser una oportunidad a una realidad: lograr ser una alternativa a las necesidades básicas -actualmente sólo abordables por colaboraciones tradicionales- sustentada en los cuasi nulos costes de colaboración de internet.

martes, 21 de febrero de 2012

Documentalistas en consultoría.

Fuente: http://www.elprofesionaldelainformacion.com/img/notas/newspapers.jpg

Mi experiencia en Consultoría se remonta unos 7 años atrás, cuando recién licenciada en Documentación (y antes como becaria)  comencé mi andadura profesional en una de las denominadas Big Four. Desde ese momento, una de las cosas que más me ha sorprendido, y que considero una de las virtudes del sector, ha sido la capacidad de integrar a profesionales de todo tipo de áreas para desarrollar todo tipo de proyectos. Desde Matemáticos, Ingenieros Industriales, a Químicos, Licenciados en Derecho, Sociólogos, etc.
Sin embargo, si hay un perfil claramente interdisciplinar que encaja como anillo al dedo en este mundillo es el del Documentalista, dado que la principal función de esta profesión es trabajar con información, independientemente de cuál sea la naturaleza de la misma.
El profesional de la documentación dentro de una empresa de servicios profesionales, suele desarrollar sus conocimientos y aptitudes en los Centros de Documentación, también llamados Unidades de Información en los que básicamente se gestiona y difunde la información de, por y para la empresa.
Para describir, sin entrar en detalle, el trabajo que se realiza en estos Departamentos especializados, se necesitarían varios post, pero no es el objetivo de esta reflexión.
Lo que pretendo exponer, es lo importante que resulta contar con un perfil de estas características dentro de la ejecución de un proyecto propiamente dicho, tanto de manera colaborativa como siendo el responsable único. Es cierto que en muchas ocasiones se puede pensar que las tareas propias de un profesional de la Documentación  pueden ser llevadas a cabo por cualquier persona que maneje las tecnologías de manera ágil y que conozca un poco el funcionamiento avanzado de Google, pero sería un error desprestigiar así las competencias propias de un profesional que, debido a su experiencia, ha conseguido especializarse en la utilización y conocimiento de fuentes especializadas y bases de datos que generan un valor añadido en cualquier necesidad informativa dentro de cualquier proyecto.
Hace un par de años, estuve trabajando para un Ente público dependiente del anteriormente Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en cuya propuesta inicial, se demandaba literalmente ‘un Documentalista’ para participar en la creación de boletines informativos alineados con los ámbitos de actuación del Organismo y de  una Wiki corporativa donde englobar todo el conocimiento de interés posible cuya consulta fuera útil para todos los empleados dada su fácil consulta y posterior difusión.
Los contenidos a elaborar requerían un amplio conocimiento en recursos de información para poder crear contenidos nuevos usando éstos como referencia,  es decir, la creación de una fuente secundaria de uso puramente interno. En este tipo de trabajo el documentalista aporta su Know How  pues, dada la ingente cantidad de recursos disponibles en el Universo Web,  ha de ser capaz de dirigirse a la fuente concreta, oficial y/o relevante que sea necesaria para cada tipo de demanda, y esa eficiencia se mejora con la experiencia y proporciona los denominados beneficios intangibles de los que tanto se oye hablar cuando trabajas en Departamentos que no generan un beneficio monetario puro y duro.
Casos como estos son poco comunes debido a que no se suele demandar este tipo de perfiles para los proyectos,  resulta extraño que un profesional de éste área realice su trabajo fuera del centro neurálgico de Gestión de información dentro de una empresa.
A pesar de  lo excepcional de estas situaciones, y hablando bajo mi escaso año de experiencia  en este tipo de entornos, no dejan de ser claramente enriquecedoras, , el poder aprender cómo se trabaja fuera del ‘nido’ , a mí personalmente, sólo me ha aportado ventajas y conocimiento, ni que decir tiene que mejora tu empleabilidad y especialización desarrollando otro análisis desde una perspectiva diferente.
Por lo que, Señores, pongan un Documentalista en su vida, les resultará todo más fácil  tanto dentro como fuera del mundo laboral (Tenemos el recurso idóneo para casi todo tipo de situaciones).

jueves, 16 de febrero de 2012

Investigación de mercados; desembarcando en consultoría


Los diez años que llevo haciendo investigación de mercados, cinco en institutos de investigación y cinco en consultoría, me han servido para darme cuenta, entre otras muchas cosas, de las grandes potencialidades que tienen las consultoras, especialmente debido a la gran variedad de profesionales que en ellas trabajan. No por obvia deja de ser importante esta cuestión. Me explico. La mayor parte de los institutos de investigación de mercados, estudios sociales y de opinión, incluso los de cálculo, son empresas de tamaño medio o pequeño, que por norma general están altamente especializados en la obtención de información primaria, obteniendo unos resultados de alta calidad. Sin embargo, en la mayoría de los casos, les faltan recursos para llevar sus investigaciones hasta las últimas consecuencias (entiéndase por últimas consecuencias ofrecer a los clientes algo más que unas recomendaciones). En ocasiones porque no pueden ser expertos en todos los campos, y en otras porque les faltan recursos para conseguirlo (cada vez los institutos de investigación ponen más medios para solventarlo). En consultoría, afortunadamente se tiene de ambas cosas, profesionales especialistas en casi cualquier campo y una gran capacidad de recursos a disposición de los mismos. Por lo tanto, suma de talentos diferentes y recursos son las bases que, a mi modo de ver, consiguen llevar la investigación a sus últimas consecuencias.
Sin embargo, no es el market research el ámbito donde históricamente se hayan aplicado estas dos características, al menos hasta los últimos años. ¿Y cuál de las dos es la que ha faltado en mayor medida? sin duda la relacionada con el capital humano. Alzando la vista no más allá de cinco o diez años, era difícil encontrar especialistas en investigación desarrollando su profesión en consultoras. Hoy, por el contrario, la apuesta es clara y rotunda, viéndose en las últimas semanas cómo importantes multinacionales de la consultoría adquieren empresas del sector como Daemon Quest o Neo Metrics, lo que sin duda deja a las claras una nueva estrategia en relación con la investigación de mercados. Y la que no se está moviendo en estos términos es porque tiene a estos profesionales integrados en departamentos o centros de estudios propios. Por lo tanto, alguna idea que puede venir a la mente viendo esta nueva situación es que las grandes consultoras han detectado negocio en el market research, que si se quiere hacer investigación, lo mejor es contar con especialistas y, probablemente, que el negocio es exponencial si se suma a las capacidades de las que ya disponen.
Pero a pesar de todo, el éxito de la incorporación de estos nuevos perfiles dependerá en gran medida del cambio de mentalidad en la forma de trabajar y de planificar proyectos. El consultor Juan Palomo es una figura aún arraigada (en gran medida por obligación, no por gusto del consultor), que unido a la facilidad que otorga la tecnología en el trabajo de campo (el ejemplo más claro son las plataformas de encuestación online, que por cuotas anuales muy reducidas permiten programar y lanzar encuestas con un elevado nivel de detalle), facilita que se emprendan estudios o se utilicen técnicas de investigación sin el adecuado nivel reflexivo y sin el adecuado bagaje profesional que se requiere. Y cuando esto ocurre lo habitual es caer en situaciones (o no tener en cuenta aspectos importantes) como las siguientes:
·      Disponer de un inadecuado nivel de comprensión epistemológico de la metodología y de las técnicas a utilizar. Es decir, de raíz se desconoce el sentido principal y las posibilidades reales de cada una de las técnicas que se pueden llevar a cabo
·      Menoscabar el error de medición. O lo que es lo mismo, no darle la importancia que merecen aspectos como la elaboración del cuestionario, qué se pregunta, qué tipo de pregunta utilizar, la extensión apropiada para que el cuestionario funcione, en qué orden colocar las preguntas, la utilización de la ambigüedad o no forzar el uso del recuerdo en los encuestados, por citar los más importantes, que contribuyen directamente en el aumento o disminución del error que se comete con las herramientas de medición
·      No hacer foco en los errores muestrales, así como no tener en cuenta ni los errores de cobertura ni los de no respuesta. Habitualmente no se hace un análisis suficientemente profundo de quién ha quedado excluido de la encuesta, y mucho menos de cómo se relaciona la muestra final con la población de interés sobre la que se quiere obtener conclusiones
·      Si no se piensa sobre las cuestiones anteriores, lo más común es que el rigor del diseño metodológico sea inadecuado
·      Pasar por alto la elaboración de un briefing de campo y la correspondiente instrucción a los encuestadores, captadores o quién corresponda en cada caso. No estoy hablando de cómo las características sociodemográficas de los encuestadores afectan en la obtención de respuestas, que lo hacen, al igual que los condicionantes psicológicos que les afectan, sino de dar unas instrucciones mínimas de cómo llevar a cabo correctamente el trabajo de campo y hacer un posterior seguimiento (obviamente mucho más intensivo los primeros días) de que todos los encuestadores, por ejemplo, están entendiendo el significado y el objetivo final de cada una de las preguntas
·      Interpretaciones erróneas de los datos, bien porque no se conoce en detalle la fase de recogida de información y por tanto cómo los encuestados han entendido la pregunta que se les lanza, bien porque no se tienen en cuenta los márgenes de error una vez obtenida la tabulación de resultados, etc.
Si bien las situaciones anteriores se dan por desconocimiento de la profesión del investigador de mercados, hay otras que se dan normalmente cuando no se dispone de un asesoramiento eficaz en la materia. Algunos de ellos son:
·      Desacierto en la planificación, ya que no se conoce suficientemente el tiempo y el esfuerzo que requiere cada acción o fase del proyecto relacionado con la investigación
·      Ante la ausencia de otros parámetros de referencia, se busca exclusivamente el menor coste. Esta situación conduce a la elección de proveedores que no se adaptan a lo requerido, a eliminar zonas de muestreo importantes, reducir la muestra por encima de valores razonables, etc.
·      La improvisación. Cuando los dos puntos anteriores convergen, se tiene que improvisar una solución que desajusta los parámetros económicos de los proyectos
·      Otros errores o situaciones comunes relacionados con el factor humano son, por ejemplo; disponer de especialistas solo en las fases de trabajo de campo, obviando todo el trabajo metodológico previo, acudir a los especialistas solo cuando ya no se sabe qué hacer con los datos o no disponer de estos en reuniones clave con los clientes.
Ni mucho menos estos elementos se dan siempre, ni todos a la vez, así que tómense como un checklist de aspectos a tener en cuenta. Lo más positivo es que estas situaciones se van dando en menores proporciones, ya que la presencia de sociólogos, estadísticos, matemáticos o licenciados en ITM en grandes consultoras cada vez es mayor. La acción de estos últimos, unido a la multitud de perfiles profesionales que hoy en día se encuentra en consultoría, redundará en incrementos de la credibilidad en la elaboración de proyectos que se sustenten alrededor de la investigación de mercados o estudios de opinión.

market research analyst

lunes, 13 de febrero de 2012

Nuevos entornos de innovación


Hace un par de semanas, mi compañero y amigo @vorpalina me invitó a participar en una iniciativa apasionante, el #vorparoom. La idea era que expusiera en un entorno de debate e intercambio mi perspectiva sobre los nuevos entornos de innovación abiertos.
Como los entornos de innovación abiertos (open innovation) tienen de todo menos novedad, pensé en aprovechar la oportunidad para compartir con algunas mentes brillantes unas cuantas ideas que estaban rondándome la cabeza desde hace un tiempo: "entornos naturales de innovacion" y cómo aplicarlos al MundoRealTM.
Primeramente, es necesario poner todo esto en contexto: pese a que muchos dicen que soy consultor, los que más me conocen me definen como “biólogo no practicante”. De hecho, mi lema es el de "in nature I trust”. Procede de que desde el principio de mi carrera, me ha sido de lo más útil aplicar modelos biológicos a las situaciones profesionales. De hecho, desde mi punto de vista, no utilizar una biblioteca de ejemplos y buenas prácticas construida a través de millones de años de “prueba y error” es absurdo e imperdonable.
Lo primero que creo que es necesario explicar es el origen de todo esto o lo que yo llamo la "clave de la diversidad biológica": la molécula de ADN, lo que yo llamo el ladrillo de la vida.
Esta molécula lleva, desde mi punto de vista, a una auténtica paradoja: la mayor diversidad que se conoce (la biodiversidad) procede de cuatro alternativas elementales de una molécula (lo que llamamos bases). Es decir, la diversidad se basa en la uniformidad. Esto en la NaturalezaTM es extremo, pero también se observa en otros sistemas como es el de los elementos químicos o en el exitoso "Lego".
El diagrama de abajo muestra cómo funciona todo esto; cómo, desde un único ladrillo, puede lograrse diversidad y, posteriormente, innovación a "paladas" -si se midiera en paladas ;-).
Desde un punto de vista simplista, el sistema funcionaría de la siguiente manera:

  • Se parte de un individuo “original” con una combinación de "ladrillos" propia.
  • Este individuo trata de replicarse, su único objetivo en la vida. Sin embargo, los procesos de replicación -por muy perfectos que sean- implican ciertos errores. Estos errores, ocurridos al azar, son el origen de la diversidad.  Curioso y notable es que en la naturaleza esta capacidad para generar variedad es fundamental y que los modelos reproductivos más “evolucionados” hayan optado por "eliminar" el concepto de replicación y abordar la hibridación –no sé por qué lo llamo hibridación cuando quiero decir sexo…
  • Sobre esa diversidad, en el entorno se seleccionan a los mejor adaptados en ese momento y espacio a través de la presión selectiva. Y ahí está la innovación, nuevas especies que sobreviven en un entorno (sustitúyase especie por producto y entorno por mercado para obtener la definición de innovación).

A simple vista, posiblemente sea el modelo de innovación menos eficiente que se pudiera pensar: la selección ocurre sobre productos terminados, no sobre prototipos. De hecho, choca completamente con los modelos de innovación abierta más conocidos –embudos e hitos de selección en fases muy tempranas-.
Pero lleva funcionando durante millones de años y aparentemente con éxito -con lo que no creo que se pueda hablar de ineficiencia, sino de mi incapacidad para calcularla y compararla.
A raíz de estas observaciones, creo que es interesante resaltar tres hallazgos del modelo de innovación natural a modo de resumen:

  • La uniformidad y simpleza ha permitido obtener una la máxima diversidad.
  • La selección ocurre sobre productos terminados. No existe un proceso progresivo de selección.
  • El objetivo no es la solución: la solución procede de la diversidad que, a su vez, procede de azar.

La presentación que utilicé en el Vorparoom fue esta:

Gran parte de todo esto choca con los principios de los actuales modelos más aceptados de la innovación -p.e. el modelo de Open Innovation que citaba anteriormente- y creo que merece la pena dedicarle algún esfuerzo y reflexión a este modelo alternativo -obviamente, no es un modelo nuevo- en el que la innovación sencillamente ocurre.
Lo que aquí se expone son ideas y, la verdad, es que todavía les falta un cocinado, pero creo que merece la pena compartirlas para cocinarlas entre todos.

jueves, 9 de febrero de 2012

Trabajar frente a una aplicación fea.

Llevo diez años trabajando para la administración pública y he pasado por todos los niveles de la Administración: he trabajado para ministerios, comunidades autónomas, ayuntamientos, organismos autónomos, empresas públicas y universidades.
En este camino todavía no he visto algún sitio donde los profesionales que trabajan se puedan sentir orgullosos del aspecto de sus aplicaciones. No entiendo como se puede estar mirando durante 7 horas al día (recordemos que es Administración Pública) una pantalla con aplicaciones web mal diseñadas, que no permiten tabular correctamente, que están completamente desequilibradas respecto a contenidos, que no siguen ningún patrón de "usabilidad" ni ofrecen nada nuevo en cuanto contenidos.
Esta mañana ha surgido la charla entre los compañeros de las razones por las que pasa esto. Por goleada la opinión mayoritaria ha sido que el factor tiempo es el gran problema. Bajos costes, desarrollos rápidos y que cumplan lo justo.
Esto me lleva a una reflexión relativamente sencilla. En una pantalla en la que se introducen datos, un grabador puede perder hasta 8 segundos por registro si no está bien diseñado y permite una tabulación rápida (elegir en desplegables, saltos del cursos a campos no correlativos, que se salte en la tabulación algún campo obligatorio, etc). Hacemos el cálculo rápido, si mete unos 450 registros al día multiplicado por los 8 segundos de retraso nos da que pierde una hora de trabajo diaria.
Como todos los que os dedicais a la consultoría tecnológica se que acabáis de tomar conciencia sobre el tema, os dejo un par de enlaces interesantes: