jueves, 26 de abril de 2012

Métodos de gestión de los proyectos. ¿Ágiles o estructurados?

El equipo de proyecto que estamos trabajando en una Oficina Técnica está en plena discusión sobre cuál es la forma más optima de gestionar los proyectos. El debate está interesante, ya que nos permite probar distintas técnicas de gestión así como aprender leyendo, contactando con otras personas de la compañía especializadas en distintos tipos de gestión y enriqueciéndo la charla de las comidas.
Por una parte, las metodologías ágiles (como el SCRUM, pero sin ser un entorno eminentemente tecnológico) que permiten mayor flexibilidad, requieren de menor esfuerzo en la gestión y son más "modernas". Por contra, plantean problemas a la hora de mantener objetivos (se negocian los alcances, cosa que normalmente nosotros no hacemos) o cumplir el tiempo.
Por la otra, están las metodologías estructuradas como PMBOK, que fija objetivos claros, pero genera un gran trabajo de gestión en las tareas y apenas se adapta a un servicio, ya que no está pensado para actividades reiterativas en las que el objetivo es la mejora continua.
Desde que me certifiqué en ITIL V3 coqueteamos con este planteamiento para organizar los servicios que ofrecemos desde el proyecto (más o menos adaptado a la estructura del cliente), pero no llegamos a cerrar una forma de gestión de las actividades.
El último intento ha sido hoy unos cambios es nuestra herramienta de gestión, el fantástico JIRA, que nos permite mantener una traza de las actividades e incluso imputar en los trabajos. Andamos a vueltas para optimizar el proceso de gestión de tareas y hoy hemos terminado la versión 1 de un pequeño manual de buenas prácticas para al gestión de tareas dentro de la herramienta. Con ello espero que podamos realizar realmente la mejora continua de nuestras actividades.
Como ya hay vídeos de todo, os dejo un vídeo explicando las Oficinas de Proyecto desde el punto de vista de PMBOK

 Y otro sobre AGILE como metodogia fácil.
 Seguiremos informando...









martes, 24 de abril de 2012

Certificaciones

En el mundo profesional los conocimientos académicos son limitados. Las certificaciones en metodologías y distintas tecnologías se imponen como elemento fundamental de ventaja competitiva entre los trabajadores.
Yo ya he pasado alguna (ITIL V3 Fundamental) y me quedan algunas en el corto plazo (PMBOK, CDA).
Una nueva certificación que he puesto en el "to do" es la CBPP Certification que permite a los profesionales interesados o que trabajan en el diseño de procesos certificar sus conocimientos en BPM. La verdad es que tiene muy buena pinta, especialmente por el número de horas de "expertise" que se reclaman para la habilitación de la misma.
Según la información que he encontrado, los aspectos que se tratan son:
  • Business Process Management
  • Moldado de procesos
  • Análisis de procesos
  • Diseño de procesos
  • Cálculo de la efectividad del proceso
  • Procesos de transformación
  • Procesos de gestión y organización
  • Procesos de gestión tecnológica.
La certificación tiene dos pegas principales. Se realiza en Alemania y nunca se sabe el valor de la misma (por buena pinta que tenga).
¿alguno de vosotros conoce otra certificación sobre BPM para la definición de procesos.?

martes, 17 de abril de 2012

Nuevas herramientas en consultoría

Hace varios proyectos que aprendí que lo único que se mantiene en el tiempo son los documentos escritos. El resto de la información puede ser interpretada e incluso negada.
La herramienta básica de los consultores es la información que manejan. En muchos casos nos pagan sólo por lo que llevamos en nuestra cabeza (o nuestro disco duro) y que permite tomar decisiones que significan grandes cantidades de dinero.
Para trabajar con información existen una serie de pasos básicos que permiten tratarla (captura- filtrado- tratamiento- uso - archivo. Cuanto más eficiente es el proceso que tiene el profesional para la realización de estas actividades, menos tiempo de gestión y más cantidad de información en problemas más complejos puede abordar.
Existen consultores que poseen una gran memoria que les permite contar el proyecto de inicio a fin y sin problemas. Los que tenemos una memoria normal tirando a escasa, tenemos que suplirlo con herramientas y método.
Hace un par de años, a la vez que me venía para Canarias, descubrí gracias a mi compañero @gonzalomz el bolígrafo Livescribe. En resumen, las funciones que permite hacer son:
  • Graba mientras tomas apuntes.
  • Permite volcar la información capturada (la imagen de lo escrito en .pdf y el sonido) en una herramienta para guardarlo directamente en el ordenador.
  • Permite enviar directamente la información capturada en formato .pdf con sonido por correo, a Evernote, a Facebook y a un par de servicios más de manera que siempre lo tendrás archivado en el lugar que prefieras.
  • Para el tratamiento de la información tiene una funcionalidad fantástica. Simplemente con tocar con la punta del bolígrafo en cualquier parte del texto escrito reproduce el sonido que se estaba grabando en ese momento, lo que le convierte en un instrumento muy potente para la toma de apuntes en sesiones de formación o para no perder detalle de un acta de reunión.
  • Permite buscar, si tienes buena letra, por palabras en los apuntes tomados a mano.
Tiene un par de funcionalidades más menores y además, su propia tienda de aplicaciones. En definitiva, una gran herramienta que bien usada puede ser uno de los elementos principales en el maletín de cualquiera.
Y vosotros porqué pensáis que estoy realizando prácticamente un mensaje publicitario para Livescribe. Pues porque además de ser una herramienta que he estado usando los últimos dos años, hace un tiempo tuve un problema con el hardware y su servicio de postventa me dio la solución a un problema bastante complicado. Creo que cuando una empresa tiene un gran producto y trabajan orientados al cliente, sus clientes tienen la obligación de devolverles la deferencia.

lunes, 2 de abril de 2012

Sobre los modelos de evaluación

Recientemente tuve la oportunidad de entrar en un interesante debate sobre los modelos de evaluación del desempeño en las empresas. En general, la sensación es de que son modelos casposos, anticuados o, en el mejor de los casos, autocomplacientes.
Como siempre, intenté aportar mi granito de arena con una visión basada en la NaturalezaTM: 
Desde mi punto de vista, todo debería basarse en ecosistemas y los modelos de evaluación que conozco -lease consultoría- no entienden de ecosistemas (relaciones) sino de unidades productivas (personas). 
Un ecosistema natural consiste en todos los organismos vivos de un lugar particular, los componentes no vivos y los componentes físicos del medio con el cual los organismos interactúan (aire, suelo, agua, etc.)
No es demasiado difícil entender que un ecosistema requiere de una estructura particular y equilibrada con cada una de las partes para ser sostenible. En lenguaje llano, un bosque nunca funcionará si no coexisten en el mismo espacio un árbol, un hervíboro, un hongo, un carnívoro, etc. La causa es simple: si alguno falta o las proporciones no son adecuadas las relaciones se desequilibran y el ecosistema desaparece (no es sostenible en el tiempo).
Por otro lado, se observa que los ecosistemas más sostenibles son los más diversos: 
Una mayor diversidad biológica (biodiversidad) confiere a los ecosistemas una mayor capacidad de recuperación frente a cambios ambientales porque habiendo un mayor número de especies éstas pueden absorber y reducir los efectos de estos cambios.

Ahora llega lo interesante. Si sustituimos ecosistema por empresa el paralelismo está claro y las recomendaciones también: 

  • Las empresas deben encontrar su propio modelo particular y sostenible y definir los modelos de evaluación que permitan que se mantenga en el tiempo.
  • Las empresas capaces de generar una mayor diversidad interna tendrán más capacidad de soportar cambios en el entorno.


Y qué es lo que he encontrado en la VidaRealTM?

  • Empresas que buscan patrones y perfiles únicos y rechazan la diversidad interna.
  • Modelos de evaluación de personas centrados en las personas, no en los equipos o en las relaciones. Estos modelos eliminan personas sin evaluar cómo esto repercute en la productividad del conjunto (sinergias)

Qué es lo que recomendaría?

  • Empresas que busquen patrones híbridos que fomenten la innovación y la creatividad
  • Modelos de evaluación holísticos que evalúan las sinergias que se generan entre las personas, no las personas en si mismas.
Feliz Semana Santa.