jueves, 16 de agosto de 2012

Consultores, exconsultores y creatividad

Cuantos más años llevo en la profesión, más gente conozco que sale del gremio o se embarca en nuevas aventuras. Si alguna cosa te enseña la consultoría es que se debe tener miedo a pocas cosas y que con perseverancia se puede lograr prácticamente cualquier cosa.
Este es el camino que ha tomado mi compañero de blog Carlos Jimenez. De sus aficiones a la lectura y al dibujo ha impulsado un nuevo proyecto empresarial para contar las historias como él quiere contarlas y hacerlas llegar a todo el que quiera leerlas.
Umugani es un proyecto de edición de cuentos para niños que permite personalizar la historia. Un fantástico regalo para cualquier niño. La personalización y la edición del cuento la pagas, pero la historia te la regalan (está bajo licencia Creative Commons pudiendo acceder a la versión online del cuento).
Como Carlos no se puede estar quieto, añade al proyecto talleres para aprender a generar historias colectivas. Talleres de creatividad guiados por un profesional de la innovación.
Os deseo la mejor de las suertes.

jueves, 9 de agosto de 2012

Las llaves de la empresa


Ya no existen prácticamente trabajadores en el sector privado que entren a trabajar en una firma y piensen que va a ser su único puesto. Hace tiempo que el acceso a la oficina ya no lo tiene una persona de confianza y con la máxima responsabilidad de llegar el primero y salir el último.
 Las empresas se han "permeabilizado" y realizan sus procesos productivos y de gestión con ayuda de otras que les proporcionan distintos servicios en función del volumen y la necesidad del momento.
Estos modelos abiertos de colaboración que cuentan con la externalizando distintas actividades supone que en un mismo centro de trabajo pueden estar dando servicio ocho o nueve empresas distintas.
Dándole vueltas al tema, he estado investigando sobre sistemas de control de acceso y presencia. Estos sistemas tienen una doble función, por una parte, gestionar el acceso a los espacios y por otra, tener un indicador de la presencia de los recursos contratados.
He encontrado una solución curiosa en la página cucorent.com ya que han implantado un sistema de alquiler de sistemas de control de presencia con tarjeta, huella y reconocimiento facial.
El valor que aportan estos aparatos permite la gestión de empresas y administraciones públicas, donde el control de los accesos y de las zonas de atención es clave para la seguridad del edificio. También supone una forma de gestionar empresas externas y el acceso a los trabajadores a sus puestos.
Personalmente he trabajado en edificios que tenían control de acceso por huella, pero no me llegó a gustar en su momento ya que tardaba bastante en reconocer la mano y se terminaban montando colas para la entrada y salida (claro que de esto han pasado doce años y seguro que las tecnologías han cambiado bastante).
En nuestra empresa trabajamos con tarjetas de proximidad que me parecen el método menos intrusivo y más cómodo.
Supongo que los sistemas de reconocimiento facial están diseñados para los espacios que requieren mayor seguridad de acceso, ya que los aparatos de este estilo leen más de 60 puntos frente a los 20 puntos del reconocimiento dactilar.
Estos sistemas para la gestión de la presencia de personal se hacen indispensables para implantar un nivel de seguridad y gestión mínimo en el edificio. Reportan información interesante sobre los hábitos de trabajo de la plantilla y permiten gestionar el absentismo y los niveles de servicios de las empresas externas con mínimos costes.