lunes, 15 de julio de 2013

Los errores en la consultoría.

Cortar, pegar, rellenar, utilizar el PowerPoint para entregar 700 diapositivas en vez de 50 páginas. Todos sabemos el gran número de trucos que existen en el sector para hacer un mal trabajo en poco tiempo y entregar el tocho denominado "consultoría al peso".
Esta práctica resulta de lo más perjudicial para el sector. Un equipo poco formado en el problema y en el modelo de negocio de la empresa, poco tiempo para la ejecución del estudio, el cliente que no quiere saber nada de una fase inicial del estudio de la situación y la presión por los resultados supone la entrega de documentos poco revisables que normalmente no dan con las claves del problema.
Dicha práctica empeora con el intento de estandarizar los proyectos para que salgan más rentables. El primer documento realizado es "fusilado" sin parar por distintos equipos que aún tienen menos destreza en la materia e intentan ampliarlo a todo tipo de negocios.
Si hay un buen nicho de negocio, esta locura se puede transformar en una "metodología propia" para abordar un determinado problema. El documento en si, nunca plantea una solución práctica al asunto ni establece unos plazos para la resolución, pero cada vez se enriquece más con nuevos diagramas "conceptuales" que hacen más ligera la lectura.
En estos tiempos de crisis en los que el cliente está dispuesto a pagar lo que necesita y no otra cosa, el sector debe dar un vuelco. No podemos hacer soluciones standard, porque precisamente la fuerza de un consultor es comprender el problema y dar una solución personalizada. No podemos rellenar 700 páginas sin una conclusión clara porque el cliente solicita que eliminemos el problema o que al menos hagamos una detección con un plan de actuaciones. No podemos soltar a equipos con poca experiencia en entornos complejos, no porque sean malos, sino porque aprenderán a fuerza de prueba/ error, con el coste de imagen para la empresa consultora.
Un antiguo socio con el que trabajé prefería 15 hojas originales para una propuesta que 200 al  peso provenientes de un "guardar como..." Necesitamos recuperar ese espíritu e implantarlo en los equipos de proyecto.
Por cierto, no es la opción más barata, pero suele ser la más efectiva para que el cliente te vuelva a contratar.

miércoles, 10 de julio de 2013

Nuevos nichos. BIG DATA


Es difícil explicar una nueva tendencia en el ámbito de la consultoría en pocas palabras. Actualmente se están comenzando a lanzar gran número de proyectos relacionados con la explotación de la información más allá de las fuentes internas de las empresas. Las metodologías de negocio y las herramientas que se utilizan para dicha explotación se encuentran resumidas bajo el neologísmo BIG DATA. Nuevo término, viejas aspiraciones.
El Big Data pretende lanzar proyectos relacionados con la vigilancia competitiva, la explotación de la información de los clientes, la explotación de la información de los mercados, se utilizan metodologías de explotación de información relacionadas con el datawarehouse y trata distintos aspectos de lo denominado en el management como gestión del conocimiento y como siempre, le dan un barniz tecnológico para que la explotación sea lo más automática posible.
La explotación de datos se centra en el nuevo estilo de vida en las sociedades "avanzadas" donde hacemos más usos de herramientas informáticas que dejan rastro de nuestro paso. El objetivo es obtener mayor conocimiento sobre un ámbito determinado mediante una explotación de información "no intrusiva".
Un claro ejemplo es la publicidad que nos ofrece Google en sus búsquedas. Al final nos sugiere contenidos constantemente basados en nuestro histórico de datos. Otro ejemplo clásico es el uso que realiza Facebook de la información de nuestros perfiles que abarca ámbitos de la privacidad que ninguna encuesta podría levantar.
De momento se está conformando como un nuevo nicho laboral para consultores tecnológicos y funcionales expertos en la explotación de datos. Me imagino que todo el mundo está actualizando su perfil de Linkedin para cambiar donde dice "experto en Business Inteligence" a "experto en Big Data", aunque de momento, en el ámbito empresarial en España, considero que hay bastante camino por recorrer para lograr los objetivos planteados por diversas razones:

  • Los datos que explotan actualmente la mayor parte de empresas no están suficientemente estructurados ni son lo suficientemente relevantes para lanzar de manera masiva este tipo de proyectos.
  • Las fuentes de información que permiten lanzar la explotación de datos son caras. La mayor parte de las empresas no tienen claro que buscan. Aquí si que hay un nicho importante para consultores de negocio avispados.
  • Las grandes empresas que tienen automatizados sus procesos ya tienen gente que hace explotaciones de la información. 

Como siempre, me quedo a la espera de la evolución del software en los próximos años. Entiendo que terminará siendo parte de la operativa de las empresas la explotación automatizada de grandes cantidades de información, pero, de momento, tendremos que esperar.
He encontrado un informe del BBVA que sintetiza bastantes aspectos de manera amena sobre el Big Data. Para todos aquellos que estéis interesados, podéis acceder aquí