martes, 25 de febrero de 2014

lunes, 10 de febrero de 2014

La formación de los líderes en las organizaciones.

Llevo un par de días dando vueltas al fantástico artículo de McKinsey "Why leadeship-development programs fail". El artículo repasa algunas razones por las cuales los programas de liderazgo fallan estrepitosamente en las compañías, sin lograr un claro retorno a la inversión de dichos programas de formación.
En resumen, ponen énfasis en los siguientes puntos:

  • La importancia del contexto. Un líder brillante en determinadas circunstancias, no tiene por qué serlo en otras.
  • La dificultad de trasladar los conocimientos adquiridos al día a día. La mayor parte de estos programas de formación se producen fuera de la compañía. Los adultos tenemos la capacidad de quedarnos con una media del 10% de los conocimientos adquiridos. Nos encontramos en la situación que tras mucha formación, los líderes no son capaces de trasladar lo aprendido a su trabajo.
  • La dificultad de los cambios de comportamiento. La mayor parte de estos programas se basan en lo las capacidades que debería tener un líder, pero no cuestionan los comportamientos, que son lo más complejo de cambiar.
  • No hay una medición de los resultados de estos programas. Las empresas no hacen un seguimiento real del impacto que tienen estos programas en los resultados de las áreas de responsabilidad de los ejecutivos formados.
Os recomiendo su lectura, especialmente si estáis en medianas y grandes empresas que comienzan a preocuparse por el liderazgo de sus ejecutivos. El artículo tiene muchos más detalles. En cualquier caso, a estos puntos, por mi experiencia docente, le añadiría los siguientes (con toda la modestia frente a los amigos de McKinsey):

  • Lo primero para formar a un líder es enviar a un líder a formarse. Que se tenga un puesto de responsabilidad no equivale a que tenga las capacidades.
  • Las capacidades no se adquieren en 10 sesiones, ni en 20, ni en 50. Se calcula que para que cualquiera sea un profesional en su área son necesarias unas 3000 horas de práctica. Esto equivale a muchos golpes, frustraciones, caídas y vueltas a levantar. Gracias a una formación, se pueden evitar unas pocas, pero tienen que llevar muchas en el cuerpo para que sea verdaderamente útil. (La expresión que adoro ver cuando doy formación es la cara de algún alumno que ha pasado por el trance y dice "así que esa era la forma de solucionarlo". Entonces se que lo que hago vale para algo).
  • La motivación y el comportamiento son los aspectos clave. Cerramos el círculo, por eso, es necesario que las compañías envíen sólo a los que tienen madera de líder a formarse. 
Y ahora alguien me preguntará cómo se distingue a una persona que tiene madera de líder de quien no. Mira como trabaja, observa como dirige su equipo, analiza los resultados y sobretodo, pregunta a la gente que trabaja con él.

jueves, 6 de febrero de 2014

¿Es necesario el diseño de los procesos en una empresa?

Con esta pregunta comenzó hace unos días una sesión que impartí en la que hablé de diseño y mejora continua de procesos. Quien me la hizo era un creyente de los procesos que trabaja en una empresa de construcción, de formación ingeniero, pero que no llega a ver la aplicación práctica.
El diseño de procesos tiene como objetivo conceptualizar la realidad de manera que se pueda eliminar la complejidad y sea más fácil detectar los problemas y darles solución.
Un mapa de los procesos de la compañía al igual que los mapas topográficos, es una representación de la realidad a escala pero con un aspecto diferencial; incluye el flujo de información y productos que se produce en una empresa e identifica quienes lo realizan.
La principal ventaja que resulta de tener identificados y documentados los procesos de una compañía es la facilidad que tienen los directivos para obtener una visión global de la empresa. Gracias a esa simplificación, la detección de áreas de mejora resulta mucho más sencilla.

¿Es necesario el diseño de los procesos en pequeñas empresas?

Depende de lo que quieras hacer con el negocio. Si quieres una empresa en el que el negocio sea escalable, que puedas reducir los costes de las operaciones porque tengas identificadas las operaciones clave que aportan valor y que puedas replicar (nuevos centro, contratación de personal, etc) yo te recomendaría que al menos tuvieras identificados los procesos que aportan valor a tu negocio.

¿Es necesario el diseño de procesos para el negocio de un autónomo? 


Si eres disciplinado, tú mismo llevas tu propio mapa de los procesos de tu negocio en la cabeza. Simplemente, cuando trabajes con terceros, tendrás que explicarlo. Si no lo eres, es una forma de sistematizar tus tareas (como apuntarse un check list donde verificas todos los pasos de tu trabajo).

¿Y si eres cualquier otro tipo de empresa? 

Si, es necesario. No es una actuación del área de calidad, sino del área de operaciones. Si no logras darle una aplicación práctica cabe la posibilidad que en tu empresa no tengáis el mapa realizado de la manera adecuada para la operativa. Prueba lo siguiente:

  • Establece para cada proceso de valor un sistema de medición del rendimiento (establece indicadores clave para la mejora). Pueden encontrar bibliografía suficiente en Google como para definir cientos de indicadores por procedimiento, pero usa los que más se adecuen a tu interés y forma de medir.  Verás como pronto darán información interesante sobre las actividades de la empresa.
  • Alinea los procedimientos con los objetivos estratégicos de la compañía. Si la compañía se vuelca en el trato con el cliente, revisa los procedimientos que tienen relación con estos y observa si se adaptan a las líneas estratégicas de trabajo, en caso contrario, o los rediseñas o los eliminas.
  • Plantea todas las mejoras "sobre" el mapa de procesos. Cuando metas un sistema informático nuevo analiza qué procesos tienes que cambiar y qué tareas se modificarán y a qué individuos afectará para darles formación y mantenerles informados. 
Como conclusión, recuerda que en estos proyectos es imprescindible contar con el apoyo de la alta dirección. Los procesos son tan "buenos" o "malos" como el valor que aportan para alcanzar los objetivos de la compañía.