lunes, 5 de enero de 2015

Código deontológico como respuesta profesional.

Como profesional en el ámbito de la consultoría y a partir de este momento, me ciño en mis condiciones contractuales al código deontológico de la AEC como forma de actuar en mis proyectos profesionales y simplificar mis condiciones contractuales.
Y para que conste, lo hago público con fecha de hoy.

sábado, 3 de enero de 2015

Iniciar un nuevo año.

No suelo felicitar las fiestas por el blog, pero si el Año Nuevo. Ayer recuperé un poema de Alfred Lord Tennyson que tenía olvidado en lo más profundo de mi mente. Creo que es muy apropiado para iniciar el año 2015.

Venid, amigos míos.
No es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.
Zarpemos, y sentados en perfecto orden
Golpeamos los resonantes surcos,
pues me propongo navegar más allá del poniente
y el lugar en que se bañan todos los astros del occidente,
hasta que muera.
Es posible que las corrientes nos hundan y destruyan;
es posible que demos con las Islas Venturosas,
y veamos al gran Aquiles, a quien conocimos.
A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho;
y, a pesar de que no tenemos ahora el vigor
que antaño movía la tierra y los cielos,
lo que somos, somos:
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,
debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida
a combatir, buscar, encontrar y no ceder.

Para los que tenéis que aportar algo al mundo.

viernes, 2 de enero de 2015

Tres elementos que permiten aprovechar oportunidades en las empresas.

Uno de los grandes problemas en las organizaciones de más de 50 personas es que pierden la frescura y la agilidad. O se convierten en organizaciones personalista donde una persona es la que marca la pauta, o se burocratizan mediante procedimientos que son inoperativos.
Basándonos en el artículo "how to catch those fleeting investment opportunities" de T. Koller, D. Lovallo y Z. Williams podemos ver el camino a tres soluciones relativamente fáciles de implantar en las organizaciones en crecimiento.

  1. Las compañías más ágiles en la toma de decisiones ponen a los decisiones lo más cerca posible de los responsables de implementarlas y limitan el número de reuniones y de decisores. No hay nada más sabio que quien sabe delegar y generar espacios de autonomía responsable en la organización.
  2. Mantener los criterios de decisión actualizados. No hay nada como mantener a toda la organización alineada con los objetivos de la empresa y mantener un sistema actualizado de información (que no significa obligatoriamente mayor número de reuniones o inundar el correo con información corporativa). Para ello, es necesario que todos los miembros de la organización mantengan el el "top of mind" los principios y sepan porque realizan las cosas con el fin de darles herramientas de decisión adecuadas.
  3. Ser flexible con los presupuestos anuales. Muchas de las oportunidades en las organizaciones se pierden por la inflexibilidad presupuestaria, o algo peor, intentar hacer cosas sin presupuesto para ellas, lo que genera frustración, sobrecarga de trabajo y pérdida de la calidad de los productos. Una empresa flexible no debería permitir que el límite del presupuesto le haga perder una oportunidad que todos los decisores han identificado como buena.
Si quieres saber cómo llevar a la práctica en tu empresa este tipo de actuaciones, podemos estudiar la situación y determinar un plan de actuación. En estos días que todos estamos llenos de buenas intenciones, puede ser un gran momento para dar una vuelta a tu organización y ponerla en el rumbo que quieres.