sábado, 3 de enero de 2015

Iniciar un nuevo año.

No suelo felicitar las fiestas por el blog, pero si el Año Nuevo. Ayer recuperé un poema de Alfred Lord Tennyson que tenía olvidado en lo más profundo de mi mente. Creo que es muy apropiado para iniciar el año 2015.

Venid, amigos míos.
No es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.
Zarpemos, y sentados en perfecto orden
Golpeamos los resonantes surcos,
pues me propongo navegar más allá del poniente
y el lugar en que se bañan todos los astros del occidente,
hasta que muera.
Es posible que las corrientes nos hundan y destruyan;
es posible que demos con las Islas Venturosas,
y veamos al gran Aquiles, a quien conocimos.
A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho;
y, a pesar de que no tenemos ahora el vigor
que antaño movía la tierra y los cielos,
lo que somos, somos:
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,
debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida
a combatir, buscar, encontrar y no ceder.

Para los que tenéis que aportar algo al mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario