martes, 16 de junio de 2015

Consultoría al peso

En el reciente “Informe de Licitaciones Públicas 2014” en el Sector de la Consultoría presentado por la AEC, se confirma la excesiva importancia que se otorga al criterio precio en la mayoría de las Administraciones, al ser el criterio determinante en más del 80% de las licitaciones, en detrimento de criterios tradicionalmente asociados a la consultoría como es la calidad y el valor añadido de los servicios de consultoría (vía AEC).
Si la consultoría es conocimiento, es innovación e invertir en el futuro, cuando se apuesta por precio todos debemos entender que los trabajos que se realizan al final son de mantenimiento y sin aportar ningún valor.
Al final apostar por sistemas puros de subasta se transforma en un juego viciado en el que no gana nadie:

  • Las consultoras siguen participando a pesar que su margen es insostenible porque necesitan una línea de facturación estable (que es por lo que se presentan a concursos en administración pública a pesar del largo ciclo comercial que suponen).
  • La administración pone pliegos de condiciones cada vez con más penalizaciones para que se cumplan cosas que no se pueden cumplir por el precio que licitan. No son conscientes de lo que cuestan las cosas y como lo único importante es el titular del ahorro que se ha producido en el concurso, aprietan hasta que el tornillo se pasa de rosca.
  • Las consultoras parten de una segunda negociación cuando se les da el concurso para ver "lo que tienen que hacer realmente" por el precio establecido.
  • La administración se agarra a los pliegos de condiciones técnicas y los castigos por incumplimientos.
  • Las consultoras ponen a disposición de la administración personal de baja cualificación o directamente el que estaba realizando ese trabajo que lo han externalizado.
  • La administración ni mejora ni aprende. Sólo se queja que antes pagaba por el mismo laboral un 50% menos de lo que paga ahora que lo tiene externalizado.
Y así podemos seguir con el choque de intereses hasta que termina el contrato.

Propuesta para romper el círculo vicioso:
  1. Sacar proyectos de consultoría para lo que son; crear valor al cliente. Para mantenimientos, contratar de otra forma.
  2. Si las consultoras quieren meterse en proyectos con poco margen, no meter consultores. Se puede crear (y conozco más de dos) otra sociedad con otras condiciones de contratación. Mejora el sistema de gestión y reduce un montón de costes.
  3. Los pliegos de condiciones técnicas deberían ser realizados por la Administración en función de sus necesidades, no sólo firmados -quien me quiera entender, que me entienda-. 
  4. Los pliegos deberían ser realistas. Lo de pedimos el cielo por escrito y luego vemos lo que aplicamos no funciona. Es necesario ser un poco más serios.
  5. La primera prioridad de las consultoras no debería ser "vamos a conseguirlo y luego vemos como lo hacemos". Que así nos va.
Si ponemos todos un poco de nuestra parte, estoy seguro que el informe "licitaciones públicas 2016" será impresionante. 

miércoles, 3 de junio de 2015

El importe de las licitaciones públicas en consultoría y servicios TI sube un 8%

Cuando aún se está viviendo la resaca de las elecciones autonómicas y municipales en España, un informe de la Asociación Española de Consultoría (AEC) revela que el importe de licitaciones públicas en consultoría y servicios TI fue de 1.428,76 millones en 2014. Ello supone un aumento del 8% con respecto al año anterior, cuando se licitaron 1.319,26 millones. Un importe que, además, supuso un 76,33% sobre el total de licitaciones TI en 2014

Vía www.cibersur.com