jueves, 18 de febrero de 2016

Los sonidos en el entorno de trabajo

La disposición de las oficinas en los últimos cincuenta años se ha modificado radicalmente. Desde aquellos despachos que marcaban el status de sus propietarios, con recepción, espacio para la secretaria y sala de reuniones con baño dentro hasta las grandes "praderas" abiertas de trabajadores donde se confunden los trabajadores de los distintos departamentos.

La tendencia hacia espacios abiertos en teoría, facilita la comunicación, pero hay que reconocer que la mayor parte de las veces entorpece el trabajo. Constantes interrupciones de tus compañeros con sus llamadas telefónicas, comentarios entre ellos, video-reuniones en lugares inapropiados, etc.

Últimamente estoy armando un apartado completo de mi temario de productividad del espacio de trabajo, ya que he descubierto que cuanto mayor peso tienen los factores ambientales, más difícil es alcanzar el ansiado estado de "trabajo fluido" que todos los que estudiamos la productividad en las empresas nos gustaría estandarizar y normalizar para aumentar los números de la compañía.

En relación al ruido de fondo en las empresas (llamadas, conversaciones, etc) lo primero que nos encontramos es que nos cuesta enfrentarnos a un compañero para decirle que nos está molestando; muchas veces porque posiblemente tú le molestaste ayer, otras simplemente porque te has acostumbrado y prefieres no tener enfrentamientos.

Existen diversos métodos para hacer frente a estas situaciones:


Método "evitación"

  • Cascos con música: personalmente no lo recomiendo. Al final, si suben el tono, tú subes la música. No soluciona tu concentración sino que si la música es buena, te desconcentra más. Para aquellos que dicen que pueden trabajar con música, siempre les pongo el caso de si realmente, cuando están haciendo algo importante, algo que no se pueden equivocar y debe salir a la primera, se ponen música o no. Si optan por la música, no soy quien para decirles que la música desconcentra (pero suelen ser los menos). En cualquier caso, recuerda que ocho horas con música pegada es perjudicial -si o si- para tus oídos. Dentro de 20 años me lo agradecerás. 
  • Tapones en los oídos. Hay varias versiones; te puedes gastar desde 300 € en unos "super cascos" insonorizados (tengo un compañero que lo ha hecho) hasta mi caso con unos tapones de 1,75 € que se venden en farmacias. Por su rapidez y versatilidad, es uno de los métodos que recomiendo. 
  • Cambiar de espacio de trabajo. Buena opción, pero no siempre viable.

Método "negociación".

  • Hace años cuando llegué a Canarias teníamos una oficina muy pequeña en la que estábamos muchos. Llegamos a un acuerdo (verbal) en el que establecíamos franjas en las que se podía hablar e interrumpir y franjas de tiempo en las que todos nos comprometíamos a no hablar. Si teníamos una llamada al móvil, salíamos de la oficina. Es el mejor método porque compromete a todos, pero también es el más difícil de llegar porque necesita el compromiso de todos. Lo llamábamos "la oficina productiva". 

Métodos con indicadores objetivos.

  • En el coworking que trabajo se probó una fórmula que me encanta. Todos llevamos un muñequito con brazos (elige; un playmobil, un lego, etc) y lo poníamos en la mesa. Si tenía los dos brazos bajados, podías estar hablando cerca e incluso interrumpir a la persona que estaba trabajando. Si tenía un brazo levantado, estaba trabajando y requería concentración. Si tenía los dos, el nivel de concentración era máximo y no se le podía molestar. Lo bueno de este método es que todo el mundo acepta las reglas y nadie se enfrenta a nadie. Simplemente tienes que ver cómo está el muñequito de tu compañero. 
  • Medidor de ruido. Lo he visto en las oficinas del Servicio Canario de Empleo con un cartel luminoso que cuando pasa de unos determinados decibelios, se enciende advirtiendo que "hay gente trabajando". Nosotros estamos preparando uno con una sirena y un arduino. La idea es que si un ruido pasa de 50 decibelios durante más de 5 segundos (para evitar movimiento de sillas, etc), la luz roja gire y avise al "ruidoso" que ahí está molestando. Cuando terminemos de montarlo, colgaré fotos. 
La mayor parte de las ocasiones no podemos elegir dónde trabajamos, pero por eso no debemos rendirnos ante el ruido y las interrupciones.

viernes, 12 de febrero de 2016

Primero comprueba si está enchufado.

Gracias al principio "Primero comprueba si está enchufado" sigo de vez en cuando sacando algún puntillo de ventaja a gente mucho más inteligente. Hasta los más brillantes dan cosas por sentadas.
He aquí una demostración de te digan lo que te digan, comprueba todo desde 0 por ti mismo ‪#‎efectividadaplicada‬